10
Sat, Apr

La Feria en Tehuantepec en Beu Pascua (Diciembre)*

Arte & Cultura
Typography

"[...] ¡De esto sé! ¡De estas cosas se llenó mi infancia!

Recuerdo que con la llegada del 16 de diciembre también llegaba la feria o los juegos mecánicos, como le decían los abuelos (Atracciones México), quién no recuerda a los futbolitos, los títeres, los caballitos, la rueda de la fortuna, el laberinto de cristales, el tiro al blanco, el remolino chino, las canicas, los carritos chocones, la lotería, la casa de las serpientes, la casa del espanto y, lo que me dejó hondamente impresionado fue ver a los faquires que se acostaban sobre una cama de clavos y la exhibición de una quimera. Esta era una cabeza humana con cuerpo de serpiente: “Pase usted a ver lo nunca visto en todo el mundo, vea a la mujer con cuerpo de serpiente” Pregonaba el anunciador. Ella era mostrada a través de una urna de cristal, la cabeza humana y el cuerpo de serpiente se mostraban con vida. Cuando era interrogada por el presentador de que por qué era así, ella contestaba que había nacido normal como toda la gente, pero que se había convertido en lo que era por desobedecer a su mamá.

Por esos días también aumentaba la venta de los dulces tradicionales: muégano, gaznate, cocada, casquito, mamón, caca de caballo, dulce de tejocote, de plátano, de mezquite, de papaya, de calabaza; curado de nanche y curado de ciruela, por mencionar algunos.

Como no recordar el ya extinto alfeñique, que era un dulce que se vendía envuelto en tiras de totomoxtle, con el alfeñique también se endulzaba el pozol blanco (cuba). También recuerdo que se vendía el camote que venía en cajitas circulares confeccionados en madera y que, con la tapa, improvisábamos una cuchara cuando la partíamos en dos; que no decir del pimpo, rosquillas elaboradas con maíz chiquito, panela blanca, manteca de res, un poco de anís, un poco de canela y agua.

Al igual que hoy en día, la Feria llegaba antes del 16 de diciembre y se iba una semana después del 6 de enero [...]"

*Tomado de la obra
"LA TRANSMIGRACIÓN
DE LOS RECUERDOS"
RÓMULO JIMÉNEZ CELAYA