22
Tue, Sep

El mar

Articulos
Typography

Amigos, la verdad! Que hoy tenía unas ganas de escribir sobre el mar- nisa doo-; dio en zapoteco: hondo, profundo, misterioso. Así el corazón: ladchi doo- ladchi- víscera-; es pues una víscera misteriosa, de la que depende la vida de cada ser humano, tener corazón, es tener buenos sentimientos, así circula como expresión en el habla cotidiano. Y no tener corazón como metáfora, significa no ser bondadoso, no ser noble. Tengamos corazón, para que Dios nos dé su misericordia y nos vaya bien.

Amigos, en los inicios del mundo Pontos, era el mar, y Gea, la tierra. De esta unión nació Nereo, dios de las olas del mar, y su unión con Doris, nacieron las 50 Nereidas; que son el abanico de mujeres hermosas que más tarde acompañaron al dios del mar Poseidón; como hoy las edecanes del mundo político o artístico. Una de las Nereidas, fue Tetis que se casó en el palacio del Olimpo con Peleo el jefe de los mirmidones que fueron a pelear a Troya para rescatar a Helena- la mujer más bella del mundo-, esposa de Menelao rey de Esparta y hermano de Agamenón el líder de los reinos griegos, y rey de Argos; casado con Clitemestra, hermana de Helena.

Tetis y Peleo fueron los padres de Aquiles, el más grande guerrero de la humanidad, aquel que fue educado para la guerra por el centauro Quirón, por decisión de su madre Tetis, quien de bebé lo sumergió en la laguna Estigia, para que fuera invulnerable a las flechas; sólo que su Talón no se mojó. Quirón su maestro le dio como alimento vísceras de león para que no conociera el miedo.

Pues bien amigos, el mar es un océano medicinal, vaya y sumérjase en ese océano y deje ahí sus penas, dolencias, angustias, preocupaciones; báñese cuando el sol esté en el centro del cielo, en su cénit, la hora en que las sales se disocian en iones, partículas eléctricas que su piel absorberá curando su alma y todo tipo de infección. Ahí está el Litio, Sodio, Potasio, Berilio, Magnesio, Calcio, Estroncio, Bario...Combinados con Flúor, Cloro, Iodo, Astato, que son los llamados Halógenos cuyo nombre significa formadores de sal; imagínese usted al bañarse en el mar se sumerge en un mundo mineral, medicinal que su piel absorbe como esponja. Amigos, aprovechemos que tenemos el mar cerca: no olvide: “en el mar la vida es más sabrosa. En el mar te quiero mucho más”...Vayamos al mar lo más frecuente posible. Gustemos del privilegio de tenerlo cerca; escuchemos ahí las olas del mar, ver lo infinito que es y el gran misterio que guarda. Vayan ahí a comer su pescado mañana viernes. Y mientras escuche Nereidas, ese danzón clásico que bailan los danzoneros en las plazas públicas y en los grandes salones de baile. Autor, Amador Pérez y Dimas del pueblo de Zaachila Oaxaca. Para la gloria de México en Cuba y en el mundo. Buen día mis amigos. ¡Suerte!