01
Thu, Oct

Conde de Montecristo

Articulos
Typography

Época de Pandemia
El texto escrito admirable por estar bien trabajado con las herramientas de la escritura como: punto, punto y coma, coma, signo de admiración, interrogación...Apóstrofo, es una especie de coma que detona o suaviza la vocal o consonante. Por ejemplo en zapoteco decir aquí: r'aar'ii ; no es lo mismo raarii porque el tono de la r es fuerte; y ya no corresponde el fono de la palabra hablada en zapoteco, en donde la r debe pronunciarse fuerte: rancio, reír, rimar, rogar, rugir...En cambio en zapoteco: r'iini': sangre: r'iiní: dice; escrito como riní, no suena igual. De ahí que Ferdinand de Saussure el fundador de la lingüística tiene razón en preferir el lenguaje hablado porque es fiel en sonido; no así el lenguaje escrito. Aquí se pierde el sonido o fono de la palabra o signo lingüístico como él lo llama.


Amigos el objetivo inicial de este texto es comentar la obra literaria “El Conde de Montecristo” del escritor francés Alejandro Dumas, publicado en 1844. ¿Ya leyeron bien la fecha? Hace más de un siglo y la obra es tersa y joven porque echa andar en ella los sentimientos humanos más notables o visibles del ser humano como: la envidia, la avaricia, el odio, la venganza...Era que el joven marinero regresa a casa después de un largo viaje; él de niño ganó la confianza del hombre rico propietario de barcos mercantes. Es así que a temprana hora sube a bordo e inicia a navegar; aprender el oficio de marinero. Sucede que tiene una novia, Mercedes Herrera, guapa, bella en plenitud de un medio día. ¡Ella espera con ansias el regreso de su novio Edmond Dantés porque a su regreso pronto! Se casarían. Edmond baja del barco emocionado porque se va a casar con el amor de su joven vida. Era un mediodía en ese puerto; cuando Edmond baja, ¡qué sorpresa! los estaba esperando los policías, lo aprehenden y sin más es remitido y sentenciado por varios años de prisión en una isla rocosa a varias millas de la costa. Ahí fue a dar Edmond Dantés. Mercedes quedó inmóvil, paralizada ante tan desafortunado evento.
Aquí es la envidia, la que genera odio hacia la persona que, sin hacer mal a nadie, recibe los culetazos e ira del envidioso o envidiosa que, con chisme, mentiras, con su pérfida acción logra destruir al joven marinero que en primer lugar ese día se iba casar con la bella Mercedes; y por otro lado el capitán del barco había anunciado que era su último viaje, se retiraba por su antigüedad. El dueño del barco había designado al joven Edmond Dantés en ser nombrado capitán del navío a pesar de ser tan joven.
¡Todo! Se va a tierra ante la detención de Edmond. Era por un lado la envidia del borracho Fernand Mondego por no haber sido el elegido para ser capitán de la embarcación y por otro lado un eterno enamorado no correspondido de Mercedes operó con su perfidia la maquinación del evento de la detención del joven Edmond Dantés, que vivía con su madre y le procuraba su bienestar como buen hijo que era. Su padre ausente.
Amigos, Edmundo Dantés fue condenado a prisión varios años bajo el argumento de compartir información y transportar armas a un enemigo del rey; es decir por supuesta alta traición. La vida da un giro amigos, nada es eterno; todo cambia, todo fluye nada es constante, como dijera Heráclito. Lo que hoy sucedió mañana es recuerdo que se va nublando con el paso de los años, el polvo lo obnubila y todo llega a ser el tamo delante del viento; ¿qué es el tamo? Es ese hilillo acumulado en las esquinas altas de las paredes de la casa o esa especie de hilo que cuelga y se forma por falta de aseo debajo de las sillas; que por hábito con una escoba lo sacudo y lo desprendo porque lo considero de mala suerte. Además, que por belleza hay que deshacerse del tamo; en zapoteco se llama doo yóo.
Esta obra cumbre del escritor Alejandro Dumas es lectura obligada. Un día un amigo y yo entramos a la librería Ghandi de Francisco Quevedo de la CDMX. Al instante vi El Conde de Montecristo, mi amigo quería uno también, era el último de las pilas de libros ahí. ¡Ni modo! Mi suerte. Cuando puedan lean esta gran obra tal vez ocupen algunos meses disfrutando su lectura. Haydée es la bella chica que le dice al Conde de Montecristo, “dame tu mano, llévame del brazo. Déjame quererte, amarte: ¡tienes derecho a ser feliz! Haydée es un nombre griego que significa modesta, respetuosa. Amigos que tengan un bonito día. ¡Hasta la vista! ¡Cuídense! Suerte.