22
Sun, Oct

“Refugio para la noche”, poemario contra el feminicidio de María Teresa González Osorio

Articulos
Typography

OAXACA, Oax..- “Refugio para la noche” es la metáfora de navegar por el mundo con la incertidumbre como brújula. Es la alegoría de la noche oscura del alma por la que atraviesa el ser humano. Es el poemario de María Teresa González Osorio, libro que presentó en la Biblioteca Andrés Henestroza de esta capital.

El libro Refugio para la noche, cuenta la autora, es el resultado de un proceso de dos años, son 77 poemas debidamente seleccionados donde trata de transmitir sentimientos que a veces no se suelen expresar abiertamente como la culpa, la vergüenza, la rabia, el enojo, que son sentimientos humanos que a través de un proceso como de catarsis va saliendo”.

“Escogí las más representativas de las emociones de la existencia humana, pero con una propuesta ¿qué sigue después? sigue una resignificación de mi historia, de mis circunstancias para darle una nueva visión y una nueva mirada”.

En este libro la también defensora de derechos humanos e integrante de la organización alemana INI-MEX “Iniciativa México” mencionó que dentro del libro hay poemas con motivo de acciones poéticas contra el feminicidio que han realizado en Hamburgo.

En el libro incluye poemas como Tres Aves, Abriendo el pecho y La puerta del sol para denunciar el preocupante problema del feminicidio.

“Lo terrible es que no solo el feminicidio es preocupante en México y América Latina sino también en los países llamados del primer mundo, aunado a la inequidad de género que se da en otros niveles, como en el salario donde la mujer sigue ganando menos que el varón haciendo el mismo trabajo”.

La presentación del Libro se realizó el pasado sábado 19 de agosto y estuvo a cargo de la autora, la doctora Rosa María Topete y Juan Pablo Vasconcelos Méndez, con la moderación de Anna Mora y la participación musical de Jesús Alberti Mayoral, donde se resaltó que el poemario explora la intensidad en las emociones y dualidades.

Hicieron referencia que en su poesía aparece la narrativa de viajes, en donde en esa comunicación que traspasa el lenguaje, surge la magia del encuentro, de una espiritualidad que acerca a un ser humano con otro, rompiendo fronteras porque “todos necesitamos alguna vez un refugio, alguna noche”.

María Teresa es también la autora del libro de poemas El canto del colibrí (Editorial Círculo rojo, 2013); La crianza parental (Editorial Samsara, 2015) y ahora presentó Refugio para la noche, también de la editorial Samsara donde la autora trabaja las dualidades: esperanza/desesperanza, amor/desamor, alegría/dolor, luz/sombra.

Entrevistada antes de la presentación, María Teresa revela que desde los 10 años comenzó a escribir “en una libretita frases o microcuentos alusivos a la ausencia o separación de mi padre, sus encuentros, sus idas y venidas y eso me causaba mucho dolor y eso escribía. Luego, a los 15 años, ya escribía en la revista Muchachas que circulaba a nivel nacional”.

“Siempre escribía de manera autodidacta por eso empecé a tomar taller de poseía con la doctora Rosa María Topete en la biblioteca pública central y ahí empecé a pulir y a aprender recursos de la poesía, herramientas literarias”.

“Ahora, lo que trasmito en esencia, son todos los sentimientos y las fases por la que atravesamos los seres humanos porque aquí y en Alemania o en China pasamos por crisis existenciales, el cuestionamiento hacia nuestras vidas, de a dónde voy, de dónde vengo, cuál es mi esencia y qué es realmente vivir”.

Agregó:

“Esas preguntas son las que me llevan a intentar a buscar una respuesta a través de la poesía y el título de este trabajo tiene que ver con mi proceso migratorio porque vivo en Alemania por temporadas y este último año que pasé fue un invierno realmente frio, gris y nublado, eso era la noche para mí y que ese clima externo reflejaba un clima interior”.

Entonces, explicó, “fue reconocer esos climas interiores, fríos, nublados que tengo y trabajar, y el refugio alude al deseo de superar ese clima interior de trabajarlos a través de un proceso de reflexión y del corazón, darles nuevos resignificados a ni interior”.

Su rostro se ilumina al anunciar que ya añoraba regresar a Oaxaca para sentir el sol, el calor, los colores y los sabores, el reencuentro con la familia, los amigos y con Oaxaca para presentar su libro, mismo que presentará el próximo 28 de noviembre en el Instituto Cervantes de Hamburgo, Alemania, precisamente en el marco del Festival Internacional Latinoamericano.

Considera importante presentar su libro en Oaxaca porque ya es catalogada como la capital cultural del país y aunque aquí tiene más peso la pintura y la música, es importante resaltar que hay un grupo de mujeres y hombres que trabajan en el área literaria, llámese cuento, poesía y narrativa como Natalia Toledo, Guadalupe Ángela, Araceli Mancilla y José Molina entre otros.

Hizo hincapié en que Oaxaca tiene una riqueza cultural extraordinaria y su fortaleza radica en las lenguas originarias, de ahí que tiene la intención de que su libro se traduzca al zapoteco y al alemán. En Alemania participa en INI-MEX en acciones de defensa de los derechos humanos, trabajo periodístico, lucha por los alimentos no transgénicos y contra los feminicidios.

Con información de Proceso