27
Thu, Feb

TA PAAYU / EL PAYO

Articulos
Typography

Gule be neza galahui’. Bedaguiaanabe guete’ ti nezarí bichaganabe. Qui niziidibe stale gui’chi’, huaxa gúnnabe gu’ndabe, ngue runi dxi reeda ti gui’chi’ lá’ “El Payo” luguiaa la? rizi’be ni, ne tutiisi güí’nebe diidxa’, nisi xtiidxa’ gui’chi’ di’ ma cuzeetebe. Runi nabé ruzeetebe lá gubeedxe’ riree lu gui’chi’ di’, gula’qui’ cabe labe: ta Paayu.

 

Qui ñápabe ti dxiiña’ si, guirá’ dxiiña’ ndaani’ guidxi gúnnabe. Dxi ma qui ganda guyaanabe ca xiiñibe ne xheelabe ne ni riáxabe ra ca dxiiña’ rúnibe, bicaa ique cabe nisadó’, guní’ íquebe: dxiiña’ guuze’ qui zabee naa lu guendanazí’, ca binnilidxe’ huaxa qui ziaadxa’ ni go. Biyubi cabe ti binniguuze’ ne gunábabe laa gacané laabe guiziidibe xhiiña’ nisadó’.

-Napu’ mani’ la?, napu’ doo la?-ná guuze’ que rabi laabe.

-Co’ –nabe, ne guduuñe íquebe-, napa huaxa ti maniguiiba’.

-Nga laaca zanda guiquiiñe’; nagá huadxí sá’ nandu’ naa, yené ti dxumisú si nezadéchelu’, naa chineá’ ca doo guiquiiñenu –guní’ xa guuze’ gola.

Huandí’, huadxí bia’ ziyuuti gueela’ lu biaani’, ta Paayu ma nanda ti mani’ zé’ ziyubi xquendanabani guriá nisadó’. Casi yendá gula’qui’ maniguiiba’ xti’ cue’ ne guiidxi ni gu’ta’ gusi lade guirá ca guuze’ ma nexhe’ ruaa nisado’ que. Nacándaru’ gundisa’ xa guuze’ que ta Paayu ne biábaca’ nisado’. Ma naya’ni’ guidxilayú bireecá ca’. Nayeche’ bitópaca’ xtooca’ ne xpéndaca’ ne gucala’dxica’ nibí’ ca’. Bidubi siadó’ que caree xieque ta Paayu ne xa guuze’ guriá nisadó’, qui guidxélaca’ maniguiiba’ sti’ ta Paayu. Ma huadxí biuuca’ yoo, mápeca biu’dxu’ ne candá’ ca benda xtica’. Na’ni’ yuxi xa maniguiiba’ bidxela cabe laa.

Gudi’di’ panda si dxi ma gunna ta Paayu tu bicaachi’ xquiiba’.

-Ndí’ la? zuquixe’ ndi’ –ná ta Paayu, cadxiichi zuguaa lú xa guuze’ gola-, ndi’ la? ziaxa ndi’.

-Bisiaanda’ ni bi’ni’ binihuati cá lii, nabani nabani ca zaguixe sti’; guirá’ huaxa guuze’ cubi runi cabe zacá, ti guyubi sti dxiiña’ cadi naná casi guuze’, ti rarí’ nuu dxi zagaa ne nuu dxi zabiguetu’ ra li’dxu’ xiee nalu’.

Ti huaxhinni cahui, nexhe’ ca guuze’ guriá nisadó’, biasa Ta Paayu, bi’ni’ ti nisa guiiu ne bigaze nisa que ti mani’ xiñá’ cá ruaa gui’xhi’ que, bixháguebe dxa mani’ ne guirá’ ca ni cá neme guriá que. Biluxe si yegata’. Siadó’ que, biluxe bi’ni’ sica guuze’ dxiiña’, biyúbica’ xmani ca’, nin tobi qui guinni, guirá’ ca mani’ que bilaa, canabadiidxa’ ca’ xiñee pa laaca’ bindiibica’ xmánica’, cadxagayaaca’ ne cuguu dí ca’. Guirá biree yeyubi xmani’, tobi si guuze’ qui nidxela xti’.

-Qui ñuuyu’ mani’ xtinne’ neza ca la? –rinabadiidxa’ guirá’ tu guidxagalú neza xa guuze’ bicaachi’ maniguiiba’ sti’ ta Paayu.

-Co’ –rabi cabe laa-, ti mani quichi si nga canatopa yeche’ xlaagu’ neza cá.

-Co’ –na guidxa guuze’-, xmane’ naxiñá’ ga.

Ruaa nisado’ que biaana xa guuze’, bidubi dxi que biyubi xmani’ ne qui nidxela. Xti dxi ruque binibiá’ mani xti’, ne binibia’be laame ti ma ti galaa si xa mani’ naquiichi’, sti galaaque naxiñá’, ma biaba xa guiiu bigaze ta Paayu laa.

EL PAYO     Traducción del Autor

Nació allá por el centro de la ciudad. Vino a quedar por acá, porque se casó con una mujer nacida en la Séptima sección. No hizo mucho estudio, sabía leer y escribir, era aficionado a la revista “El Payo”, religiosamente la compraba cada fin de semana, y se pasaba los días, entre publicación y publicación, comentando las peripecias del protagonista del cómic. Debido a su propensión por el héroe de esta revista, sus conocidos lo apodaron: “el Payo”

No tuvo un solo empleo, sabía realizar todos los oficios de la ciudad. Pero cuando el dinero ya no le alcanzó para mantener a su numerosa familia, pensó en el mar, y se dijo: la pesca no me sacará de pobre, pero alimento no le faltará a mi familia. Buscó de inmediato a un pescador, le contó su vida de penurias, y le pidió de favor que lo llevara de pesca, para aprender el trabajo del mar.

-¿Y, tienes caballo? ¿Tienes chinchorro? –le preguntó el viejo pescador.

-No –respondió aturdido. Nada de eso tengo, pero cuento con una bicicleta.

-Pues, con eso iniciaremos; al rato vienes con un cesto, y me sigues al mar en tu bicicleta, yo llevaré en mi caballo el chinchorro que usaremos.

Así fue, el crepúsculo de la tarde vio al Payo pedalear detrás de una cabalgadura rumbo al mar, en busca de los alimentos de su familia. Luego que llegó, se acostó en la playa, donde los demás pescadores yacían dormidos, y se dispuso a descansar abrazado de su bicicleta. En la madrugada, el viejo pescador, su mentor, lo despertó e instruyó y se metieron al mar. Terminaron temprano, en las primeras luces del día, de recoger la red de arrastre y el producto conseguido. Cuando intentaron regresar a casa, contentos por la abundante captura, se dieron cuenta de la desaparición de la bicicleta. Toda la mañana la ocuparon buscándola en la playa, donde desapareció como por encanto. Cuando lograron llegar a casa, ya en la tarde, el producto conseguido con tanto trabajo en el mar, se había echado a perder; la bicicleta la encontraron enterrada en la playa, cerca de donde durmieron.

No tardó el Payo en saber quién fue el bromista que escondió en la playa su bicicleta.

-Esta afrenta la cobraré –dijo enojado el Payo al viejo pescador-, no puedo dejar que se burlen de mí tan campantemente.

-Olvida la tontería de ese majadero, ya la vida le cobrará la burla, además, fue tu prueba de inicio, así acostumbran estos bárbaros, para desanimar a los nuevos a este trabajo escabroso y muchas veces ingrato.

Una noche obscura, en que una fila de pescadores dormía en la playa, se levantó el Payó sigilosamente a preparar cal con agua de mar, y bañar este líquido al caballo rojizo que apacentaba atado a una cuerda, junto a otros caballos, entre los matorrales cercanos. Luego de pintar al caballo elegido, soltó los amarres de todos los animales y los azuzó para que se alejaran de la playa. Terminada su obra se acostó a dormir. En la mañana, cuando los pescadores salieron del mar y se disponían a regresar a casa, se dieron cuenta que los caballos no estaban. Extrañados y maldiciendo por la anormalidad, salieron en busca de su animal, que rápidamente encontraron y prepararon para su partida hacia el pueblo. Sólo uno nunca encontró el suyo.

- ¿No viste a mi caballo de donde vienes?-preguntaba incansablemente, a quienes se topaba en el camino, el pescador que ridiculizó al Payo.

-No –le contestaban-, solo un bayo anda pastando alegremente por allí.

-Entonces no es el mío -respondía amargamente el pescador-, mi caballo es castaño.

Allí en la orilla del mar se quedó el pescador que enterró la bicicleta del Payo, durante todo el día buscó su cuadrúpedo vanamente. Ya finalizaba el siguiente día, cuando logró reconocer a su caballo, había estado allí cerca de él desde siempre, y pudo identificarlo, debido a que las costras de cal habían comenzado a desprenderse con el sudor del animal. Frente a él estaba el bruto, mitad bayo, mitad castaño.