15
Wed, Jul

UNA ANÉCDOTA JUCHITECA.

Articulos
Typography

BICU’ GUDÓ’ NI CHITÓ XPIXUAANA’

Biree guxooñe’ ti guidxa bi’cu’ ndaani’ guzina, canaguu deche, canaguu liibi ne cayuuna’.

-¡Xi bi’nilu’ bi’cu’ ca liá! –ná xpixuaana’ yoo que bicabi, cadxiichi, nexhe’ ndaani’ ti guixhe nanda ruaa yoo que.
-¡Gudome ni chitolo’ ca xa! –ná xheela’, bicabi.

-¡Bi’cu’ bizá’ binidxaba’ xa! –ná-. Laga xi bi’nilu’ ñahua’ ya’, beela chaacha’ la?, caldu benda la?
-¡Co’! –ná xheela’-. ¡Yaga xa, yaga ni gudome ca nga ñólo’, biaa padxí gabiá canaxúdxilu’!

Tihua ma bisaa xpixuaana’ bi’cu’ gadxe gubidxa canaxudxi.

EL PERRO QUE COMIÓ LO QUE RESERVABAN PARA SU DUEÑO

Salió corriendo un perro de la cocina, retorciéndose y gimiendo lastimosamente.

-¡Qué le hiciste a mi perro, mujer! -gritó enojado el marido desde la hamaca colgada en el corredor de la casa.

-¡Comió lo que te tenía reservado!

-¡Ah, qué mal nacido perro, perro desgraciado! Y, ¿qué comida me tenías reservada mi amor? ¿Un caldito de res? ¿Un caldito de pescado?

 

-¡No! –reprochó su esposa-. ¡Una paliza, una paliza te tenía guardada, desgraciado, puesto que llevas una semana emborrachándote!