21
Thu, Mar

El “Chango” Betanzos

Articulos
Typography

Este singular personaje de nombre Juan de Dios es el sexto de ocho hijos de la dinastía Betanzos Espinosa. Nació el 8 de marzo de 1936, en Santo Domingo Chihuitán, Oaxaca.

Y la pregunta obligada: ¿de dónde le viene el mote de “Chango”?

La mayoría de las personas que lo conocieron dicen que, en una ocasión, en una carrera de caballos, de esas que se organizaban en las fiestas titulares en honor a Santo Domingo de Guzmán, quiso imitar a Celso Díaz y Donato Manola, quienes eran de los mejores jinetes que había por ese entonces en Chihuitán.

La suerte consistía en que, con el caballo a toda velocidad, parados en la montura, se llevaba a cabo el recorrido desde el partidero hasta la meta, en el centro de la población.

Juan lo quiso hacer, pero, por desgracia, perdió el equilibrio, cayó, y se fracturó el brazo derecho. Cuando se recuperó de la lesión, éste le quedó como “curvado” y de ahí el apodo.

Lo extraordinario de este hombre es que, a pesar de su defecto físico, eligió ser boxeador. Sí, aunque usted no lo crea ¡fue boxeador! Primero como aficionado o amateur y después como profesional.

En cierta ocasión le preguntaron de dónde sacaba poder su puño derecho, si tenía ese defecto, a lo que él respondía:

-Con la mano izquierda los distraigo, manejando el jab y cuando siento que es el momento de asestar el golpe, los remato con la mano derecha. El secreto es que, por la forma de mi brazo, con el guante y con el codo “saltado” por inercia daba doble golpe, sin que el árbitro lo notará.

El “Chango” Betanzos ha sido el único boxeador profesional chihuiteco. De niño radicado en Tonalá Chiapas, vivió con su primo Guillermo, dueño de una tienda de abarrotes llamada “Casa del Pueblo”. Es de ahí donde, además de ayudar como “dependiente”, también aprendió a boxear.

Cuando regresa a Chihuitán, ya se había convertido en boxeador profesional, tiene sus actuaciones en Chiapas y en el Istmo de Tehuantepec. Fue campeón regional de peso gallo.

Llevó a cabo varias peleas en los locales del cine “Lindavista”, propiedad de “Lipe Gato”, a principios de los años cincuenta. Fue todo un acontecimiento.

Comenta Eva Girón, quien en ese entonces todavía era soltera:

Recuerdo con agrado esos momentos. A la gente no importaba pagar la cantidad de cinco pesos la entrada, con tal de ver a su ídolo. ¡Con tal de ver al “Chango”! ¡Era toda una novedad!

Juan era una persona muy querida por los habitantes de nuestra comunidad. Sin embargo, para buscar su superación personal optó por emigrar a la ciudad de México. Debuta en 1953, y presenta su primera pelea en la Arena México, escenario de grandes batallas y campeonatos. Cada vez que peleaba, portaba con orgullo su bata con el nombre de Chihuitán en la espalda.

Alternaba su actividad deportiva con un trabajo más formal como “guarda” en la secretaría de Marina. Se retiró del servicio activo en 1969.

Como boxeador no alcanzó el éxito deseado. Lo que sí es un hecho es que fue sparring de José “Toluco” López, boxeador que a la postre fue un ídolo y campeón nacional de peso gallo. Los dos fueron grandes amigos.

El “chango” también trabajo en la Industria Cervecera Modelo de México (CORONA) como inspector de distribución.

Cuando se sintió mal de salud, prefirió regresar a su querido Chihuitán, tal vez por presentir su muerte.

Y así fue, efectivamente, pues el 29 de julio de 1982, fallece víctima de cirrosis, quizá como resultado de la profesión deportiva que ejerció durante sus años de juventud.

Siempre fue una persona sencilla y de comportamiento ejemplar. Nunca recibió un homenaje significativo.

Todos los honores que pudo haber recibido siempre salieron del pueblo, de su gente, porque cuando se le veía pasar por las calles, quienes lo conocieron y respetaron, decían sus hijos:

¡Ahí va el “Chango” Betanzos! ¡ese sí que sabía boxear!

Sirva este relato como un homenaje a este gran deportista chihuiteco.

“Es mejor viajar lleno de esperanza que llegar”
Proverbio japonés

 *Tomado del Libro “Relatos y Retratos” /Autor: Rene Rueda Ruiz/Primera Edición 2014.