29
Wed, Mar

Para Regina Santiago..... Lipe Min era un hombre dicharachero, siempre tenía respuesta para todo tipo de chanzas, con la flor de la sonrisa en la comisura de los labios a toda hora, con el ánimo dispuesto para echarse una cerveza caguama al menor intento de convite y, claro, con la bolsa abierta para corresponder a la invitación. Era compadre de Sebastián, un tipo corpulento que podía embuchacarse diez caguamas al hilo, sin apenas parpadear, con quien se saludaba todas las mañanas cuando iba a comprar las memelas a la vuelta de la esquina. Las mentadas de madre y las risotadas eran el santo y seña de sus saludos matutinos. 

Gulenebe rini sti’ ca gula’sa’, ca ni bicuí xquidxe’ cherí’, binni cha’hui’ laabe, binni runi dxiiña’ nadipa’, dxi si laní Xunaxi Candelaria, jñaabe nabe, rizi’la’dxibe. Bichaganabe ti huada sicarú beeda guidxi Chiapas, “gunaa ca gunitilú laabe”, ná ca binni ridxaagabe dxi binibia’ca’ gunaa di’. Laasibe xiiñi’ bixhózebe, ne bia’ chi iza nápabe guti guiropa’ ca binni bedané laabe guidxilayú, ca bixhozebiidabe bisiniisi laabe, laaca’ bisiidica’ laabe gúnibe dxiiña’ rañaa, ca duuba’ rusaanabe dxi richézabe layú, dídica’ lú ca duuba’ ni rábinu nandí’, ne ca yuze stibe rúnaca’ laabe casi runa dxuguiiba’ ca xaique sti’. Rui’ binni ti dxi biquiichi’ ti beenda’ laabe, gúndaru’ bigaandabe yagaluuna’ ca yuze stibe ne gu’tabe ndaani’, bibánibe ma nuube ralídxibe, cayapa ca bixhozebiidabe laabe ne ti gubeedxerusianda. Laaca, nácabe, nabé gudxi’babe mani’, bisido’be mani ni qui ñanda nusido’ stobi, ne gudxítebe xcuaanabata lunabe casi guiruti’.

Biyé’ o Xandu’ es la fiesta a los muertos que en Juchitán de Zaragoza, Oaxaca, se realiza en el domicilio de las familias, no en el panteón como sucede en otras culturas, en los días 30 y 31 de octubre. Si la persona muerta es reciente, de un año o dos, pero no menos de seis meses, se le hace su biyé’ o xandu’ yaa (primera celebración del finado) o biropa (segunda celebración), según el caso.

Manuel el fuereño le llamaban a este señor. Era un hombre bastante trabajador; por la mañana lo podías ver zurciendo los pocos zapatos que por entonces se usaban en el pueblo. Ah, qué fina era su labor, hacía de esas puntadas que les llamaban invisibles; el calzado quedaba como nuevo después que era atendido por las manos del fuereño. Al atardecer podías darte cuenta de que ya había comenzado a trabajar de nuevo pues por toda la ciudad se dejaban escuchar los gritos desamparados de marranos y marranas que eran curados por el hombre. Sí, así es; capaba cerdos y a las hembras les quitaba la matriz para que ya no se cargaran, así podían cebarse unos animalones que eran la delicia en la mesa: costilla o tasajo horneado en rústico plato de barro, con dos chiles jalapeños al lado; guisado de puerco en salsa roja, espesa; o, ya de perdida, puerco en salsa de miltomate. Ahí también se podía ver la maestría de este personaje, alto, fornido, de cabello claro, como claro era también el color de su piel. Si el tiempo le alcanzaba, si tenías paciencia para esperar turno, también podía aplicarte inyecciones. Si te digo que era trabajador. Cuando le conocí ya estaba algo viejón, tal vez de sesenta años de edad.

La heroica ciudad de Juchitan de las flores no es como la vemos, Sino como la recordamos.

En la vida de cada ser humano, existen muchas cosas que recordar y que contar, la nostalgia es la evocación de los tiempos pasados que nos llenan de gratos recuerdos y en ocasiones de experiencias amargas, después de todo, son hechos vividos que tenemos colocados en frente y que podemos contemplar cuantas vece que creamos necesarios. Aquello de que las cosas pasadas quedaron atrás, no es cierto, porque atrás vienen las cosas que aun no hemos visto y lo que ya sucedió está en frente.

A mediados del siglo pasado, un selecto grupo de jóvenes juchitecos de clase media baja que querían estudiar, se fueron a la ciudad de México con el firme propósito de realizar una carrera universitaria o militar, para poder ser profesionistas y regresar a su pueblo, trabajar y ayudar en la medida de sus posibilidades a su gente.

EL CASO DEL LECHERO ASTUTO: Este humilde plumífero (persona que escribe) peregrinando entre la gente de la calle, llegó a sus intrépidos tímpanos la historia de un sagaz valedor de nombre Rosalino Castro Náfate quien fue mejor conocido en este pueblo “gulucheño como “Tío Rosa Castro” y bien, este humilde campesino dejó muchas historietas para las generaciones de su pueblo, una de ellas quizá las mas conocida es la siguiente: