22
Sun, Oct

Don Paulino tiene fama de buen platicador, es un abuelo setentón de cuerpo menudo, carácter tranquilo y agradable, y de andar precipitado. Cuando camina, adelanta de tal manera el pecho y la cabeza, que parece que en cualquier momento caerá de bruces. En su tiempo justo y de obligaciones, tuvo ocho hijos, trabajó de pescador y labrador, hoy se dedica a leer todo lo que le llega a la mano, generalmente revistas y periódicos, y a visitar a sus hijos y nietos. En el trayecto a las visitas que realiza, no falta quien lo llame a platicar, desde las casas o banquetas de calle lo saludan y le dicen: “Don Paulino, dónde es que vas, ven a platicar conmigo un rato”. Y el buen hombre, se detiene, se quita el sombrero, saluda y contesta: “buena hermosa”, o, “buen amigo”, “voy camino a… pero con gusto platicamos, sucedió hace buen tiempo…” Y se arranca don Paulino a platicar sus lindas historias, que deja a sus oyentes con ganas de seguir escuchando.

Me pusieron Francisco, Francisco Sánchez Gómez, pero me dicen Pancha, yo siempre quise que me llamaran Mariposa porque me gusta volar, bailar. Mi familia quiso “enderezarme”, como si yo fuera un árbol, pero les dije: Primero enderecen a mi hermana, que es marimacha. Fue que me dejaron en paz, bueno, es un decir, porque viéndome vivir, se quejaban a cada rato en voz alta: “tu hermana salió hombre y tú saliste mujer, el mundo está de cabeza”

BICU’ GUDÓ’ NI CHITÓ XPIXUAANA’

Biree guxooñe’ ti guidxa bi’cu’ ndaani’ guzina, canaguu deche, canaguu liibi ne cayuuna’.

Gule be neza galahui’. Bedaguiaanabe guete’ ti nezarí bichaganabe. Qui niziidibe stale gui’chi’, huaxa gúnnabe gu’ndabe, ngue runi dxi reeda ti gui’chi’ lá’ “El Payo” luguiaa la? rizi’be ni, ne tutiisi güí’nebe diidxa’, nisi xtiidxa’ gui’chi’ di’ ma cuzeetebe. Runi nabé ruzeetebe lá gubeedxe’ riree lu gui’chi’ di’, gula’qui’ cabe labe: ta Paayu.

Hace días tuve la necesidad de utilizar un medio de transporte público en mi querido Juchitán, abordé un taxi, ignoro de qué sitio, de los tantos que pululan en la ciudad. El taxista contrariado por el enorme caos que propician los mototaxistas en su trajín desordenado y omiso de los sentidos de circulación señalados en las bocacalles, al menos eso dijo, pero creo que fue más porque les ha disminuido el ingreso económico.

Hca. Cd. Juchitán de Zaragoza, Oax. “Cuando niño, pocos creyeron que alcanzaría el sexto grado de educación primaria; pero gracias a que después seguí el consejo del dicho popular mexicano que reza: “El que a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija”, miren ahora en dónde estoy y en qué compañía”...1