21
Fri, Sep

En el Istmo de Tehuantepec, según tradición oral y  hasta hace algunos años había una variedad de enfermedades que se curaban de manera tradicional, entre las que podemos citar el dxibi guidxa.

Juchitán de Zaragoza, Oaxaca.- Sumido en la más honda de su crisis el taxismo juchiteco arriba a su festejo anual, con el sabor amargo del desastre y la anarquía como último reducto de su sobrevivencia, quedando muy atrás los años de bonanza de este noble oficio.

Oaxaca de Juárez, Oaxaca.- Por iniciativa del artista y promotor cultural Francisco Toledo, la creación literaria en lengua zapoteca toma forma en el Centro de las Artes de San Agustín (CaSa) al publicar una antología de poesía en una de las 16 lenguas originarias de esta entidad.

Después de haber permanecido por más de 100 años en el olvido, el 20 de Abril del 2004 los integrantes de la Fundación Histórico Cultural – Juchitán se han dado a la tarea de rescatar, remoseando el paraje Pozo Peralta ubicado aproximadamente a 4 kilometros al oriente de la ciudad de Juchitán.

La casa de paredes blancas, patios abiertos, portales con columnas clásicas, techo de teja roja, ventanas y puertas de madera antigua, se ha convertido en el escenario de una expresión artística de autenticidad potente, gracias al enfurecido carácter de su creador, el director tehuano Marco Antonio Pétriz, y el enorme talento de la actriz Gabriela Martínez, quienes en los últimos 27 años han apostado la vida al empeñoso trabajo de hacer teatro de calidad, en el corazón del istmo oaxaqueño.

Con la llegada de los primeros frailes españoles a Tehuantepec, Bernardo de Alburquerque y Gregorio Beteta en el año de 1538, desde antes de la conquista, Juchitán dependía de Tehuantepec, con esa llegada no solo se le sostuvo en la misma dependencia, sino en esta ocasión lo fue bajo el concepto de corregimiento, cuya figura política surgió en 1536 por el que quedó dividido el territorio lo que más tarde sería el Estado de Oaxaca en 18 corregimientos (1), siendo Tehuantepec el 5º.

UNO de los deportes tradicionales en Juchitán es el porrazo, hasta hace poco desapareció su practica, se llevó a cabo en el río, en la mayoría de los casos, donde se adiestraba por las tardes, regularmente a la juventud.