16
Mon, Jan

La casa de paredes blancas, patios abiertos, portales con columnas clásicas, techo de teja roja, ventanas y puertas de madera antigua, se ha convertido en el escenario de una expresión artística de autenticidad potente, gracias al enfurecido carácter de su creador, el director tehuano Marco Antonio Pétriz, y el enorme talento de la actriz Gabriela Martínez, quienes en los últimos 27 años han apostado la vida al empeñoso trabajo de hacer teatro de calidad, en el corazón del istmo oaxaqueño.

Con la llegada de los primeros frailes españoles a Tehuantepec, Bernardo de Alburquerque y Gregorio Beteta en el año de 1538, desde antes de la conquista, Juchitán dependía de Tehuantepec, con esa llegada no solo se le sostuvo en la misma dependencia, sino en esta ocasión lo fue bajo el concepto de corregimiento, cuya figura política surgió en 1536 por el que quedó dividido el territorio lo que más tarde sería el Estado de Oaxaca en 18 corregimientos (1), siendo Tehuantepec el 5º.

UNO de los deportes tradicionales en Juchitán es el porrazo, hasta hace poco desapareció su practica, se llevó a cabo en el río, en la mayoría de los casos, donde se adiestraba por las tardes, regularmente a la juventud.

Juchitán de Zaragoza, Oaxaca.- Sobre el paraje Pepe y Lolita se ha tejido incuantificable número de leyendas, este enigmático lugar convertido hoy en un punto crítico para cualquier viajero; a pesar de ser una línea recta y no contar con peligros aparentes que pudieran provocar un accidente, es misterioso y extraño que en ese tramo sobrevengan recurrentemente hechos sangrientos.

- 17 de julio 1940
Juchitán de Zaragoza, Oaxaca. No hay iguanas, armadillos, lagartos, chapulines, sapos, conejos o coyotes más fantásticos que los que Toledo traza desde su maravilloso mundo.

Todos o casi todos hemos disfrutado de la comodidad y frescura de la hamaca, ¿Pero, sabemos la evolución que ha tenido la hamaca?.

Un acontecimiento entristeció las almas de los pueblos zapotecas del Istmo. El 15 de agosto de 2007, el último de los grandes cantautores juchitecos dejó este mundo para acompañar al Portalira zapoteca, al Trovador del recuerdo, y a tantos otros compositores de nuestra bella región.

Para Antonio Skármeta, con gratitud

Transitaba yo por la educación secundaria en aquel tiempo, la escuela se hallaba a las orillas de la ciudad, una orilla que fue tragada con el paso del tiempo y la aparición -tres décadas después- de numerosas colonias populares que ahora ocupan la nueva periferia.