17
Wed, Oct

“Te voy a contar, lo que te faltó escribir en tu libro acerca de mi tío: La familia era comerciante, ese día del combate, mi mamá no estaba en Juchitán, iban a vender en los pueblos, la buscaron en un pueblo cercano para darle la mala noticia y se organiza un grupo de gentes y familiares cercanos.

Por: Gilberto Orozco

Ignacio Nicolás, conocido en la historia juchiteca, con el apodo de chéle (valiente), fue tan célebre como Melendre y Binu Gááda; pero mas audaz. (También se le decía Méxhu Chéle, porque en zapoteco, Méxhu es güero, y él era güero o rubio y chelé mismo parece significar rubio).

“Para Andrés Henestrosa e Hildo Gómez

Castillo, dos firmes columnas de la cultura e intelectualidad juchiteca”.

Xadani es un pueblo de agricultores, humilde, arisco y pícaro con un cariño exacto para la tierra.

Se pesca en las aguas del Istmo de Tehuantepec, cuando el sol de marzo convierte en ríos ilusorios los caminos y en la punta de la brisa flamea la canción de la cigarra, un pez pequeñito llamado en lengua nativa benda gudò apóstol. Mejor que la mojarra, sin plata ni rubí en las escamas, sino desteñido, cadavérico y apagados los ojos, la fantasía y la ternura zapotecas se valieron de él para crear una de sus leyendas sagradas.

Rómulo Jiménez Celaya
Cronista Municipal de Tehuantepec

Un fecha como hoy 22 de marzo pero de 1660, aquí, en la antigua Villa de Guadalcázar Provincia de Tehuantepec, tuvo lugar una de las más importantes rebeliones ocurridas en el Virreinato de la Nueva España: la Rebelión de Tehuantepec.