22
Mon, Jan

En el mercado de San Mateo no hay ruido. Esta gente del mar ama el silencio. No les gusta vocear a sus clientes. Aquí no dicen ‘totopo huero’ y tampoco muestran lo que venden, un tanto por la arena, y otro tanto porque creen en el mal de ojo, por eso sus bandejas están cubiertas con servilletas hechas en telar; con imágenes de jaibas, liebres, camarones, caracolas y libélulas.

Es el dilema, de los entusiastas elementos que con dinamismo y buena voluntad, vienen fomentando el deporte y otros espectáculos de sana diversión, para los amantes de los grandes acontecimientos, que vienen efectuándose en esta Región del Istmo Zapoteca; aunque, la mayoría se inclina por el pugilato, el pancracio también tiene sus adeptos; esto me hace recordar, que allá en la Grecia, se consideró a estas dos disciplinas como las más difíciles y duras.

Las grande voces que se oyeron en la alcoba aquella noche eran las que Guillermo Ferrer (Guillem Ferrer) pronunciaba al decir sus alabanzas en medio del sueño y despertaron a su esposa Constanza Miquel, quien asustada y confusa lo despertó para interrogarlo era que soñando, Guillermo había visto en el púlpito de los Dominicos aun fraile, insigne predicador, el cual en medio del sermón se volvió hacia él y dándole el parabién de su buena suerte, le dijo: “ Alegraos, hermano mío, porque antes de mucho tendréis un hijo muy nombrado en castidad y letras, y no menos insigne en la gracia de la predicación, y será fraile del hábito que yo traigo.”

Sí! Efectivamente quien fuera a mostrar su trabajo de incipiente pintora al maestro Diego de Rivera, ahí donde trabajaba sobre los murales en la pared del regio edificio - de 3 niveles, corrijo - de la Secretaría de Educación Pública. Fue la joven Frida Khalo, hija de don Guillermo Khalo, de origen alemán, fotógrafo de profesión.

Hoy jueves finaliza el mes de noviembre y es día de San Andrés, cuyo significado es hombre. Hoy es el Cumple del maestro Andrés Henestrosa, que había nacido en 1906 en Ixhuatán- izuatl-: hoja, izuatlán: lugar de hojas > Ixhuatán: pueblo de hojas de papel: yaá'za > Guiixi Yaáza: Ixhuatán en zapoteco.

Por el calor excesivo, durante las noches estivales en el pueblo del húmedo trópico, las familias acostumbran a dormir en los corredores que bordean el patio de sus casas, en camas de penca de palma, en catres con armazón de madera cubiertos de yute o lona, o en hamacas colgadas en los amplios corredores. Las mujeres suelen dormir con escasa ropa y sin taparse con nada.

Cuenta la leyenda que un señor iba caminando rumbo a la playa del Mar Muerto y en lugar de tomar el camino largo cruzó por un atajo por la orilla del cerro, iba caminando por la vereda sin bajar al pueblo y se dirigía a pescar; de pronto escuchó un ruido entre la hierba y al mismo tiempo salió una gallina con sus pollitos, el hombre quedó sorprendido “¿qué hace una gallina tan lejos del pueblo y de madrugada?” se preguntó. Luego de dos kilómetros, llegando al campo de base ball, cerca de los sembradíos… ¡otra vez apareció la gallina y los pollitos! El hombre comenzó a tener miedo y a sospechar “¿cómo es posible que tan rápido haya caminado esta gallina?” Pero no se acobardó, siguió su camino y llegó a la laguna, se quitó su pantalón, tomó su atarraya, su canasto y al levantar la vista ¡con espanto miró de nuevo a la gallina y a sus pollitos!, como era un hombre “corajudo” se armó de valor, sigilosamente preparó su atarraya, se acercó despacio y la lanzo a la gallina y a sus críos.