18
Sat, Nov

TRIUNFO DE LOS JUCHITECOS CONTRA LOS FRANCESES Y TROPAS CONSERVADORAS AL MANDO DEL GRAL. LUCIANO PRIETO

La directora general adjunta de Coordinación del Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (INALI), Alma Rosa Espíndola Galicia, presentó la obra en zapoteco-español Ka rùlhabarù, dza lhen Xba Xidza que traducido al español significa “Números, tiempo y cielo zapoteca”, de Noboru Takeuchi Tan y Nelson Martínez Pérez.

(1855-1925) Ilustre juchiteco. Nació en Juchitán el año de 1855. Miembro de la Junta de Instrucción Pública, socio corresponsal de la Sociedad Mexicana de Historia Natural, director general de Instrucción Pública, Director del Hospital General, Diputado Local, diputado federal, Senador de la República, Director del Instituto de Ciencias y Artes del Estado (hoy Universidad Benito Juárez).

“Y si mañana, a todo esto se lo lleva la chingada” dijo i tata, volteando a ver a su cocina de lodo a donde se le había destinado a pasar el resto de sus días.
--Pues…, Ya estaría de Dios, ¿No, tata?

Las mariposas que hoy vemos, ingrávidas, que se pueden posar en las flores, en la superficie de las aguas y hasta en las trémulas ramas del aire, no son otra cosa que una fracasada imagen de lo que el murciélago fue en otro tiempo: el ave más bella de la creación. Pero siempre fue así: cuando la luz y la sombra echaron a andar, era como ahora lo conocemos y se llamaba biguidibela: biguidi, mariposa, y bela, carne: mariposa en carne, es decir, desnuda.

Las bodas en Tequisistlán conservan parte sustancial de como la practicaban los antecesores. No ha cambiado mucho. Es así. Una vez que los novios desean matrimoniarse, los padres fijan fecha para pedir la “mano”. En este encuentro se acuerda la fecha para el enlace y los familiares de la novia solicitan el “derecho entero”, esto significa: el novio debe dar una res, panes, carros de leña, pollos, mezcal y bebidas para las madrinas de la novia.