11
Sat, Jul

Qué jazmín tan bello es la gardenia, me acuerdo de una boda que asistí en un año dado en Julio, el ramo que la novia lanzó a sus amigas solteras era de olorosa gardenia. Según supe así lo pidió al novio, su futuro esposo.

Guendanabáani xianga zicarú: la vida es bella; ne' gasti r'uu ni ugáanda' láa: no hay nada que se le compare. Así inicia Juan Stuubi el gran compositor de la Séptima, un hombre alto, campesino de oficio - Juan Jiménez, su eterna canción: La vida.

No me daba cuenta que el hallazgo afortunado de un buen amigo podía cambiar mi destino; no entendía que cuando descubres a una persona con dimensiones tan amplias en el saber y en la forma de entender la vida, estás ofreciendo a la tuya la posibilidad de acercarte a él y beber del manantial de su experiencia, la filosofía objetiva de un gran ser humano.

El maestro Andrés Henestrosa en su libro Los hombres que dispersó la danza- editado en 1929-. Año de la campaña vasconcelista, cuando el maestro José Vasconcelos pretendió ser presidente de México.

Un medio día entré aquí en Juchitán a un Café, y ahí vi muy entretenida Natalia Toledo haciendo notas con un libro grueso de color marfil sobre la mesa, me acerqué para saludarla y vi que el libro es el Vocabulario En Lengua zapoteca de fray Juan de Córdoba - Córdoba, España 1503-1595 Tlacochahuaya, Oax 1595-; de inmediato le dije a Natalia, oye:- véndemelo!- ; corrí con tanta fortuna que hoy para hacer estas notas es en parte mi libro de consulta - p 35-. Para seguir desarrollando este tema necesitaba recordar bien lo que un día el maestro Andrés Henestrosa platicó en relación a la palabra guénda: "El guénda nacen con él todos los que nacen en el Istmo, puede ser un ave, un tigre, un caballo, un lagarto...

En zapoteco el tiempo es shii, o xii, de ahí xii biaáxi- temporada de ciruelo-, xii biahui - temporada de zapote-; xii beu'wa- temporada de huachinango-, que hoy pronunciamos como chipehua o chipewa, que es la hermosa playa rumbo al morro de arena finísima, como si ahí fuera un refugio donde las olas descansaran. Alguien me preguntó cómo se dice siempre en zapoteco, y es xii gue'ela.

En 1935, el tehuantepecano, Wilfrido C. Cruz, publicó su libro titulado, “El Tonalamatl Zapoteco”, una joya, ya clásica e imprescindible para el estudio de la civilización binniza’. De este libro, tomamos la parte que habla sobre: La hechicería entre los antiguos zapotecas.

Pasamos la temporada de zapote, chicozapote; llegó la de todo tipo de mango, y los ciruelos en las ramas frágiles del árbol están prendidos como si fuera con alfiler.