18
Tue, Dec

De San Vicente, patrón de Juchitán, se cuentan milagros armoniosos, entre otros haberes hecho él mismo santo.

A punto fijo no se sabe de dónde ni de cuando llegaron los primeros zapotecas que poblaron el Valle de Oaxaca.
Burgoa asegura que llegaron del norte, que descendían de la raza asiática y que fundaron su primer pueblo, Zaachila o Teotzapotlán que más tarde fue la capital del Gran Reino Zapoteco. Al asegurar Burgoa que llegaron del norte, toma como base una de las tantas pinturas encontradas en Coatlán en la época de la conquista.

Tehuantepec debió su opulencia a la situación estratégica de su geografía, y a las riquezas naturales de su suelo. Su río que fertilizó sus sementeras en cada avenida, le garantizó con los otros pueblos de sus márgenes, el emporio agrícola en el sur de Istmo que lleva su nombre.

Otro de los juegos tradicionales identificados con la Región del Istmo zapoteca, es el “xigabizunu”, pasatiempo que bien puede ser antecesor del trompo. El vocablo que nomina el juego indica “Morro vaciado zumbador”, el morro, es una fruta redonda, como lo significa su propio nombre, suele ser ovoidal; no es comestible, es de color verde y su cascara dura, su diámetro alcanza de 10 a 20 centímetros, el árbol que la produce se identifica con el mismo nombre del fruto.

La verdad que bañarse en un manantial es saludable, rodeado de un entorno lleno de árboles. El canto de las aves, sobre todo urracas en el atardecer como los de ahora. Compartir con la familia debajo de los árboles; colgar tu hamaca, leer un libro mientras tanto.

Biyé’ o Xandu’ es la fiesta a los muertos que, en Juchitán de Zaragoza, Oaxaca, se realiza en el domicilio de las familias, no en el panteón como sucede en otras culturas, en los días 30 y 31 de octubre. Si la persona muerta es reciente, de un año o dos, pero no menos de seis meses, se le hace su biyé’ o xandu’ yaa (primera celebración del finado) o biropa (segunda celebración), según el caso.