12
Wed, Aug

Cuando paso por el panteón Miércoles Santo, calle Emilio Carranza, en Juchitán; un grupo de hombres en tupido conjunto comparten el licor de la misma botella que pasa de boca a boca. Y entre ellos una o 2 mujeres con una mirada perdida por el efecto del alcohol.

Recuerdan al poeta Macario Matus por rescate y revalorizacion de lenguas indígenas

A 11 años de su muerte su legado sigue vigente

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- A 11 años de su muerte, el poeta y cuentista zapoteco, Macario Matus (1943-2009) fue recordado por su legado literario y su trabajo en favor de la preservación de las lenguas indígenas.

Nació el 8 de mayo de 1946, tenía él 10 días de nacido cuando ocurrió aquella muerte de nuestro tío Cecilio Sánchez de la Cruz, un joven trabajador, que todavía no entraba la luz del día ni siquiera se divisaba entre los resquicios de la puerta cuando él ya había ensillado su caballo para irse al campo a laborar, a ordeñar, dar de comer a los animales.

Para México y para el mundo es un puerto importante donde han desembarcado personajes procedentes de China, Japón, el mundo árabe, Alemania, Inglaterra, España...Fue el Gral. Porfirio Díaz quien lo construyó, lo inauguró parece que un mayo de 1907. Viniendo con su comitiva por tren desde la CDMX, lo acompañaban el embajador de E.U, al de Japón, ministros.

Como sucede en todos los pueblos y en el Istmo en especial, nunca faltan los personajes que por alguna razón se distinguen por su manera de ser y que siempre están presentes en los comentarios que entre amigos se realizan.

No hay otro Istmo que el de Tehuantepec, nuestro Istmo que al oír su nombre imaginamos palmeras, mangales, chicozapotales...Y por qué no decirlo el sonido armonioso de la marimba y la letra: “Trópico cálido y bello Istmo de Tehuantepec, música de una marimba que llora y canta con voz de mujer...” Tehuantepec es una palabra de origen náhuatl: tecoani - tigre-, tepétl, cerro. Es decir, Cerro del tigre.

 

Juchitán, Xochitlan, 'lugar de flores'. Así era conocida esta población istmeña por los tenochcas. Quizás para recordar que en este sitio existía en abundancia un árbol excepcional, el Guie'xhuuba' o 'Jazmín del Istmo'. Los zapotecas antiguos, en cambio, le decían Ñeguiigu', es decir 'Pie del río', que no es lo mismo que 'Al pie del río'. Lo primero parte de la concepción del río como un ser vivo, con 'cabeza', 'espalda' o 'pies'; lo segundo remite principalmente a su playa.

Dijera en su poema El zapoteco, Gabriel López Chiñas: “lengua que me da la vida, lengua que morirá el día que muera el sol”. R'inié didchazaa- hablo zapoteco -; quien habla zapoteco es un ser inteligente, pareciera que el idioma en sí mismo guarda esa inteligencia con que le dieron origen sus antepasados indígenas al formarlo dejaron en ella la luz de la inteligencia en sus enlaces lingüístico que dota a sus hablantes. Guenda biá'ni es inteligencia en zapoteco.