16
Sun, Feb

Andrés Henestrosa: leyendas y fábulas zapotecas en papel

Istmo
Typography

"Los hombres que dispersó la danza" se convirtió en un libro referente no solo para atender las tradiciones de los pueblos indígenas, sino para aproximarse a una manera de narrar en la que se nota el orgullo por las raíces zapotecas.


Andrés Henestrosa contaba con 15 años de edad cuando llegó a lo que hoy es Ciudad de México. Solo hablaba en su lengua y el idioma español apenas lo conocía, pero se convirtió en integrante de la Academia Mexicana de la Lengua y es el autor de uno de los libros más conocidos en cuanto a la recopilación de leyendas de su geografía: Los hombres que dispersó la danza, recuperada por el Fondo de Cultura Económica (FCE), dentro de su colección Popular.

“Yo vengo de lenguas indígenas, de las dos que hablé hasta ya mayorcito, con algo de un precario español. Sin caer en alardes ni modestias, me puedo presentar y me presento como un indio que logró por virtud de los libros integrarse mexicano: esto es, una mitad blanco y otra mitad cobrizo”, se lee. Un volumen que, de distintas maneras, nació por iniciativa de don Antonio Caso, quien impulsó a Henestrosa a plasmar sobre papel las fábulas y leyendas de su tierra, si bien se convirtió también en un ejercicio de escritura, como lo reconocía don Andrés: “La mitad del material con que están compuestas estas leyendas fue inventado por los primeros zapotecas. La otra mitad la inventé yo. Inventé también una manera de narrarlas”.

Los hombres que dispersó la danza se convirtió en un libro referente no solo para atender las tradiciones de los pueblos indígenas, sino para aproximarse a una manera de narrar en la que se nota el orgullo por las raíces zapotecas; incluso, para entender su vigencia, es un libro que aún se encuentra en librerías, hasta se puede descargar de forma gratuita. “Pero quizás lo único personal que haya aquí sea eso: la manera de contar alguna de estas leyendas, aunque las transcriba, no me llamo ha plagiado, ni me duelo. Por el contrario, me alegra comprobar que estas fabulas no contradicen el espíritu de mi pueblo, hasta el grado que haya quien pueda atribuirlas a tradición oral”, escribe Henestrosa. El relanzamiento del FCE no se olvida del texto introductorio de Luis Cardoza y Aragón, ni de las notas del mismo Henestrosa, con lo que se recupera a una de las figuras más importantes de la segunda mitad del siglo XX mexicano.