09
Sun, Aug

El Istmo

Istmo
Typography

No hay otro Istmo que el de Tehuantepec, nuestro Istmo que al oír su nombre imaginamos palmeras, mangales, chicozapotales...Y por qué no decirlo el sonido armonioso de la marimba y la letra: “Trópico cálido y bello Istmo de Tehuantepec, música de una marimba que llora y canta con voz de mujer...” Tehuantepec es una palabra de origen náhuatl: tecoani - tigre-, tepétl, cerro. Es decir, Cerro del tigre.

Y es el cerro que vemos al entrar a Tehua a la mano derecha. Ahora La Zandunga, la escribo con z porque se me hace así la palabra más solemne eufónicamente. De ahí aquel título de la película que filmara esa gran actriz potosina y exitosa en Hollywood, que vino a México a robustecerse espiritualmente de sus raíces en 1937.
Filmando así La Sandunga con este otro gran actor Arturo de Córdoba; cuyo personaje Huancho el marinero, que reclama en medio de la enramada a Lupe, la novia que se casaba ese día bajo la enramada con Ramón. Lupe, era Lupe Vélez; ¡qué! Gran actriz y qué Bella, dio fama a México y abrió las puertas de Hollywood a otras y otros actores mexicanos en esa meca, del cine mundial. Ahí vemos a la hermosa Lupe Vélez cantando “Espejito” compañero, vestida de enagua y huipil frente a un espejo de estilo francés.
El Istmo conecta lo que fue Puerto México, hoy Coatzacoalcos con el puerto de Salina Cruz, la distancia entre ambos es de 220 Km. Ha sido el Istmo por su ubicación geográfica muy atractiva para el comercio internacional.
Cuando el Gral. Porfirio Díaz inauguró el puerto de Salina Cruz en 1907, mil chinos estaban encerrados en cuarentena próximo a mezclarse con nosotros. Les recomiendo que escuchen el son istmeño “El chinito”, donde el chino Vicente se casa con una jeromeña. Este son lo conocí por Irasema Villaseñor mujer enteramente, genuina istmeña. El mundo es Uno mis amigos, respiramos el mismo aire que rodea el planeta.
Un libro de un tal Brassier, escritor francés escrito por el año de 1860 llamado “Viaje por el Istmo de Tehuantepec”, ahí nos describen Tehuantepec de calles de arena y a nosotros los Tecos con rostro de guerrero fiero. En este libro ubicó a este pueblo tan antiguo cercano a Lagunas en su lado norte, después más al norte Sta. María Petapa...
Ah! El Barrio; es muy antiguo aparece ya en ese libro como comunidad importante. Una tarde cuando estudiaba la Secundaria-1964-; mi amigo Carlos Arreola y yo caminamos de Lagunas a Barrio. Conocí su casa, su madre una mujer frondosa y guapa que llamaban “La Jarocha” y a su padre que se dedicaba al litigio - sin título-, me hizo recordar por su perfil el rostro del que fuera Javier Mii'li - no recuerdo su apellido-. Juchiteco con quien nos fuimos a México junto con Armando Coronado, en el lujoso Galaxie color negro del que fuera fundador del Tecnológico del Istmo, don José Pineda López. Pues, volviendo al papá de Carlos Arreola, ese señor que conocí esa noche, era también padre de Javier Mii' li.
Amigos tanto que contar, hubieran visto cuando ya en la CDMX, nos hospedamos en un pequeño hotel llamado Buenos Aires sobre la calle Motolinía con casi 5 de Mayo en el mero Centro Histórico. Quién me dijera que esa calle de Motolinía la caminaría tantas veces con el maestro Andrés Henestrosa después de desayunar en Sanborns. Fue cuando vi esa gran Ciudad apoyado en una pared de un edificio sobre 5 de Mayo y Motolinía. El frío de fines de noviembre de 1965 calaba por los huesos. Y me dije: ¡Aquí! No me quedo. Y ante el ofrecimiento del director Pineda López de continuar gozando de mi beca; sus palabras cayeron en mi alma de joven como un bálsamo. Me regresé a Juchitán, mi madre que vendía en el mercado, en esa tarde llegué y la abracé por la espalda diciéndole me voy quedar a estudiar aquí otros 2 años. ¡Ella, no cabía! De emoción. El río de las nutrias estaba seco en ese diciembre de 1965 y un viento levantaba la arena golpeándola a mi cuerpo mientras que con las dos manos me cubría el rostro. Así atravesé el río y llegué a la huerta de mi abuelo don Amado Sánchez; hoy Salón Na Reina de la Octava Sección. Buen día mis amigos.