01
Thu, Oct

OTRAS ANÉCDOTAS...

Istmo
Typography

Se sabe que el extinto soldado revolucionario, el general Heliodoro Charis Castro, fue el que gestionó, con el apoyo de varios juchitecos, para Juchitán y para la región la Escuela de Enseñanzas Especiales No. 12. Cierto que el combatiente de Ocotlán, Jal. era iletrado, pero también un visionario que impulsó la cultura y el progreso de su pueblo, de su gente.


Con alguna frecuencia llegaba a visitar la Institución, para saber de sus necesidades y de paso “ver si los profesores cumplían con su labor”. Un día cualquiera del ya lejano año de 1954, al parecer sin previo aviso apareció en el portón principal que daba a la Av. Juárez. Traía a su escolta, hombres rudos pero respetuosos, a su servicio y armados como él.
Ya en el zaguán observó que varios alumnos estaban sentados bajo la frondosa sombra del añejo árbol de chicozapote, otros jugando, corriendo, platicando, etc., el caso es que no estaban recibiendo clases. En tono enérgico don Heliodoro dijo: ¿Y los profesores de estos muchachos? ¿Dónde están? Alguien respondió que en el salón “Modelo” de Pancho Cotorra, frente al parque en el que durante años estuvo la tienda “Casa Ferra”, que estaban “echándose sus copas” algunos mentores, quienes al ponerse de sobreaviso por Marianito el bonachón auxiliar de Intendencia, con premura y preocupados llegaron al plantel y una vez ahí, fueron regañados por quien, ellos tenían que obedecer sin “chistar”. Pues el general tenía autoridad moral entre su gente, era un hombre duro, pero su trato fue paternal con sus coterráneos. Bien, acto seguido, le pidió a Che Bris, Jode Briseño Ríos, el director, que nos formara en la cancha deportiva. Lo que hizo de inmediato el profesor Adelfo Alegría Blas, de Educación Física, con su inseparable silbato.
Así invitó a todo el alumnado a ir de excursión a “Guixi roo” hoy “Álvaro Obregón” a la fiesta del lugar. No fuimos en “El Fantasma”, sino en unos camiones rediles, imaginen la “comodidad” Hubo suficiente comida, refrescos, diversión en el jaripeo, así como en la playa de Punta de Agua.
Pasamos un día feliz y contentos regresamos. Disculpen mis lectores, por quitarles su tiempo. Saludos