20
Wed, Jan

Andrés Henestrosa

Istmo
Typography

(30 de noviembre 1906-10 de enero 2008)
"La letra puede derribar el muro levantado." A.H.
"Aprender un idioma es una decisión que cuesta trabajo mantener." A.H.

El nombre o palabra Andrés significa, hombre valeroso o viril. Ahora andrógino, es la hormona que hace aparecer los caracteres masculinos como la barba, tono de voz, por nombrar 2. El maestro Andrés Henestrosa nació en Ixhuatán, que en náhuatl significa lugar de hojas, ya que Izuatl, es hoja en náhuatl. De ahí Ixhuatán o Izuatán, lugar de las hojas. Una obra artística ya sea literaria o musical por nombrar dos de las bellas artes, puede difundir el nombre del pueblo donde se originó: En un lugar de la Mancha cuyo nombre no me quiero acordar; así inicia la obra cumbre española, Don Quijote. Del poeta Macario Matus oí: una obra de un pequeño pueblo puede surgir y de ahí proyectarse al mundo. Don Andrés Henestrosa hizo famoso canciones como La Ixhuateca, Martiniana, Paulina; cuyo ritmo, eco se escucha a cierta hora en el ambiente del Istmo.

El eco llega sonoro, cadencioso y para mí nostálgico: ¡Cuando tú bailas el son ay! Paulina, no estás pisando el tablado, pisas mi corazón ay Paulina, mi corazón lacerado ay Paulina...Han pasado los años y de vez en vez recuerdo cuando fui estudiante de la primaria en la octava sección, aquí en cheguigo; en la escuela Evaristo C. Gurrión, ubicada sobre la calle Santos Degollado. Ahí se estudiaba hasta cuarto año de primaria. La escuela tenía la forma de una L, de una escuadra, que partía de oriente a poniente en la parte norte, y en el vértice había un entarimado de ladrillo, era el lugar de la bandera en actos cívicos y servía de tribuna para el orador mirando el patio de tierra donde un pozo se veía con su brocal. Del vértice hacia el sur, en el corredor fue que una mañana vi una comitiva, en su centro un hombre vestido de guayabera blanca de manga larga, zapatos boleados; con el rostro erguido y con el cabello suave ondulado. Caminaba con la cara levantada mostrando una barbilla pequeña bien formada. ¡Era, amigos! El maestro Andrés Henestrosa. Era tal vez el año de 1956, cursaba primer año de primaria. Pasaron los años, terminé la preparatoria aquí en Juchitán a fines de 1967. Tenía unas ganas de salir de Juchitán, irme a estudiar en la CDMX. Mi madre me dio confianza de hacerlo así. De modo que con un viento fuerte de fines de noviembre de 1967 me fui en “Perico”, que así se llamaba la línea del actual ADO. Entre mis afanes dibujé en mi pensamiento conocer dos tipos de personas residiendo ya en la CDMX: un médico amigo que me atendiera en caso de; lo hallé en la persona de don Emeterio Vásquez, que me apoyó en todo, hasta íbamos al cine. La otra persona desee que tuviera libros para prestarme, orientarme en temas de instrucción, cultura. Esta persona la hallé en el maestro Andrés Henestrosa que tenía una biblioteca privada de 40,000 volúmenes... Continúa.