02
Tue, Mar

Andrés Henestrosa. Parte 9

Istmo
Typography

“Quisiera darles un pan a la altura de su hambre."

Corría el final del año de 1982, fin del gobierno de López Portillo, aquel que de repente en su último informe presidencial se pusiera a llorar, con la sorpresa del auditorio nacional que escuchábamos el Informe. Aquel que se hizo construir su residencia en La Colina del Perro. Un gobierno mediocre como todos los gobiernos corruptos a partir de Luis Echeverría: ineptos carentes de amor patrio.
Un día aquí en Juchitán reunidos los amigos en torno al famoso Contador Público, Enoc Regalado, catedrático de la E.S.C.A del I.P.N.; profesor que en sus clases todos los alumnos querían estar, todos interesados de inscribirse en su cátedra de Auditoría. Bien, desayunando pues con él en el restaurante la Inter, en esa ocasión lanza él la pregunta a los ahí reunidos:- para ustedes qué significa el movimiento estudiantil del 68? -. De inmediato le respondí:- para mí, el 68 es una traición a México, fue un cambio de carril del tren progresista y patriota del gobierno mexicano desde Cárdenas a López Mateos, a un gobierno entreguista de los bienes de México al extranjero, un saqueo a La Nación; y el abandono al agro mexicano, y a su educación y la gestación de la crisis que hoy desde entonces iniciamos a vivir seguido de las constantes devaluaciones de nuestra moneda- si quieres destruir un país, devalúa su moneda-. Un cambio pues de carril, de un tren progresista a un tren de pobreza y de crisis en la que hoy vivimos. El Contador Enoc Regalado ya ni siquiera oyó la opinión de los demás. Sólo respondió con un contundente: Así es.
Amigos, en el año de 1982 inicia el gobierno de Miguel de la Madrid, la Legislatura LIII; y el maestro Andrés Henestrosa es Senador por nuestro estado de Oaxaca, su designación como candidato del P.R.I. fue hasta su hora desesperante y angustiosa para él. Lo digo porque el día que Jacobo Zabludovsky inició su programa de noticias en la noche arrancó diciendo: por fin resuelto el caso de la otra Senaduría por Oaxaca, es Andrés Henestrosa. Es así que a esa hora de inmediato le marco a su casa. Él responde y yo le digo: ya estuvo verdad!?. Él emocionado responde:- ya! Hijo. Ya está! En ese día comimos sólo los dos en el restaurante Passy de la zona rosa.
Recuerdo su angustia y desesperación. La copa de coñac al terminar de comer, él le daba ligero giro con su mano, el líquido sólo levantaba tenue oleaje, él me había explicado en otra ocasión ese giro del vino para que éste se impregne del calor de lo humano. Bien, mientras giraba tenue la copa él decía: _Cómo es posible que a mis 75 años yo esté esperando ser Senador, por cierto con muchas dudas que lo sea. Porque Víctor Bravo Ahuja, también lo quiere. Y el embajador de España acaba de llegar, ¡seguro! Para lo mismo. ¡No!, Ya no lo fui, y luego a qué edad!...
Ya durante su campaña en un pueblo en la Mixteca llamado Tonalá, debajo de la sombra de unos ahuehuetes enormes, le oí decir en su discurso:- yo quisiera darles un pan a la altura de su hambre, según dijo el poeta Andrés Bello-. Le oí muchos discursos en esta su campaña por la senaduría de Oaxaca. Entonces cada entidad federativa le correspondía 2 senadores, incluyendo el D.F. De modo que el Senado de la República lo constituía 64 senadores. Y cada 7 de octubre dicha institución otorga su más alta condecoración a un ciudadano distinguido de nuestra nación: la medalla Belisario Domínguez él, don Andrés recibiría entre muchas condecoraciones, homenajes, sería ganador de la medalla Belisario Domínguez--; en recuerdo al asesinato cometido por el usurpador y sanguinario Victoriano Huerta en la persona del presidente legítimo Francisco I. Madero aquel 19 de febrero de 1913; él, Huerta, se convierte en presidente de la República por atribución del embajador gringo, Henry Lane Wilson, después del pacto de la embajada donde reunió al Srio. de la defensa de Madero - Huerta-, y el General Félix Díaz- sobrino de don Porfirio, hijo del Chato Díaz-; que junto con el Gral. Manuel Mondragón, y Aureliano Blanquet sacaron del palacio de Lecumberri a Félix Díaz y a Bernardo Reyes- padre de Alfonso Reyes-; quienes se habían revelado al inicio de gobierno de Madero. Así reunidos en la embajada gringa tramaron bajo la dirección del embajador Henry Lane Wilson, dar pinochetazo a Madero y en su lugar colocar al traidor Huerta, con la promesa de renunciar a favor de Félix Díaz. Es así como se arma el complot contra Madero. Y fue Aureliano Blanquet quien detiene a Madero al entrar al Palacio esa mañana 14 de febrero de 1913. Hubo balacera, según dicen Madero abofeteó a Blanquet. Sólo que él mismo por evitar derramamiento de sangre quiso apaciguar sus guaruras. De esta forma arrestado, y en otro lugar y el mismo día en un desayuno con Huerta, Srio. de la defensa, detiene éste a Gustavo Madero, entonces diputado federal; quien sería cruelmente asesinado ante el Gral. Manuel Mondragón en la Ciudadela, este episodio histórico se le conoce como Decena Trágica.
El Gral. Mondragón, aquel que fuera enviado a Francia por el presidente Díaz a estudiar artillería; quien más tarde, inventaría el rifle automático y diseñó unos cañones que se fundieron en Alemania y que fueron instalados en el puerto de Salina Cruz para la defensa del puerto y de México, ya que el Gral. Díaz, al fin buen militar, intuyó que los gringos al invadirnos un día como lo hicieron en 1847, con la muerte de Los Niños Héroes; los gringos lo harían por el puerto de Salinas, visto su interés de despojarnos el Istmo de Tehuantepec. Y Díaz tuvo la razón, un acorazado de los E.U. estuvo situado frente al puerto de Salina Cruz, con la amenaza de invasión. Sólo que los cañones de Mondragón les envío una metralla un poco delante de su proa. Al no atender el barco gringo la advertencia, el siguiente cañonazo dio en el costado. Es así que el barco de guerra gringo decidió viento en popa su retiro de nuestro mar.
Amigos; sobre Manuel Mondragón podemos seguir hablando más, terminaré diciéndoles que fue padre de la bella mujer de ojos verdes llamada Carmen Mondragón, quien se casara con el atractivo militar y futuro pintor Manuel Rodríguez Lozano. De quien la aristócrata Antonieta Rivas Mercado estuvo locamente enamorada. Y don Andrés por los años 1922-1924, vivió una gran pobreza, de modo que llegó a dormir en los cines: la gente salía de la última función, yo entraba. Es mejor dormir bajo techo.... Es Manuel Rodríguez Lozano quien en un medio día ante la visita de Antonieta en su taller, él le pregunta: Antonieta, tienes un cuartito en tu casa para un niño oaxaqueño que quiere estudiar? Ante tal pregunta, Antonieta la heredara de la fortuna del gran arquitecto porfirista, aquel que construyera el Ángel de La Independencia por encargó del presidente Díaz; aquel arquitecto don Antonio Rivas Mercado apodado el Oso, ya que una noche saliendo de La Universidad en París, en un plaza, un hombre con un oso amarrado con una cadena, decía a su público ahí reunido:- quien se atreve tumbar al oso? Quién!...Quien logré tumbar al oso tendrá de premio un Luis- moneda de oro acuñada en Francia desde Luis XIV-. El acompañante del estudiante en arquitectura Antonio Rivas Mercado le dice: Óra Toño! Aviéntate, tú puedes. Sin más Antonio se aventó sobre el oso agarrándolo por el pescuezo, y poco a poco lo fue acostando al piso hasta dejarlo inmóvil, ante los aplausos de los asistentes... Continúa.