10
Sat, Apr

4º viernes de cuaresma en Chihuitán

Istmo
Typography

Quizá los indígenas le tenían mucha devoción a esa deidad prehispánica,

tanto que se le veneraba en fechas cercanas a la primavera, esto no es una investigación, sino más bien una idea que yo mismo me atrevo a pensar, que tal vez aquél ídolo temible que exigía ofrendas y quizá sacrificios de sangre, tenía la apariencia de un ave, recordemos que los antiguos Zapotecas eran descendientes de las nubes y de todo aquello que tuviera que ver con el cielo y volara, luego entonces este dios pagano tal vez era un ave con alas extendidas, era tal vez un dios importante y quizá los misioneros para lograr relacionarlo con el cristianismo y hacer todavía más fácil la conquista espiritual y obligar a los indígenas abandonar ese paganismo nos dejaron ese milagroso Cristo que, a similitud de aquel dios, éste también tiene los brazos extendidos sobre el Madero de la Cruz, y con la cabeza gacha en señal de estar vencido por un solo motivo, el amor y la salvación que sólo él puede dar, tal vez aquél dios tenía plumas en la cabeza y lo relacionaron con el Xhahui, ave ícono de nuestro pueblo, tan es así que el nombre de Chihuitán se relaciona a Chihui-Xhahui, luego entonces el Cristo toma el nombre de Señor Bixhahui, y, relacionándo la imagen sagrada de nuestro Cristo con esta ave, el Cristo tiene en sus sienes un resplandor a modo de Corona, que desde que recuerdo y a pesar de que se la han robado en múltiples ocasiones recuerdo que la original era aún más grande y siempre tuvo ese diseño quizá porque los dominicos cuando dejaron la imagen en el templo a petición de él mismo en sueños, los hermanos frailes no le coronaron con potencias su cabeza, las potencias son esas hojas de lámina de oro o de cualquier otro material brillante que suelen ponerle a las imágenes de Cristo, ninguna lleva Corona a modo de resplandor sino una corona de espinas de la cual salen tres espigas que simbolizan la plenitud en la gracia, la omnipotencia, es decir, que todo lo puede y la omnisciencia, que todo lo sabe, o bien, la verdad, la bondad y la beatitud, estos signos son tomados del libro de Isaías XL,1-3 y del libro del Apocalipsis XXI,11-15, y que debe acompañar la imagen de Cristo en todas sus presentaciones aún en aquella donde fue ultrajada su humanidad y divinidad, es un atributo por excelencia que debe llevar la imagen del buen Jesús, pero con nuestro Cristo no sucede así, sino que él lleva en su imagen un resplandor a modo de Corona, quizá plumas, que en mi pensar me lleva a relacionarlo con el ave emblema de nuestro pueblo y que por esta razón los frailes no le atribuyeron potencias en su cabeza, sino láminas de oro que como vuelvo a repetir, representan las plumas que el Xhahui tiene en su cabeza.

Hago la aclaración que esto no es una investigación, ni lo que digo en esta publicación sea una verdad, sino que según mi perspectiva de cómo se dieron las cosas en cuanto a la conquista espiritual de mi pueblo me ha llevado a pensar y relacionar una cosa con la otra, sin ofender ni hacer verdadera mi opinión acerca de la imagen que con mucha devoción veneramos en estas fechas de Cuaresma, lo único y realmente cierto es que Nuestro Cristo está ahí en el Santuario y que sé bien que donde estemos sus hijos y devotos su bendición nos alcanza y desde el fondo del corazón le rendimos adoración y le encomendamos nuestras esperanzas.