28
Thu, May

Fábula Zapoteca: El Burro / Diáaga laagá*

Istmo
Typography

El Burro
Había terminado Dios de presenciar el diluvio que duró cuarenta días y cuarenta noches. En el techo del mundo tenía reunidos a sus hijos predilectos, a quienes salvó de la inundación. Para entretenerlos y que no se aburrieran allá arriba, mientras se secaba la tierra, les contaba cuentos, bonitas mentiras. Ameno como es el creador para contar mentiras, tenía boquiabiertos a todos los animales de la creación a su alrededor. Se acordó mientras les narraba el cuento del origen del universo, que estaba esperando que bajaran las aguas y el sol secara la tierra:
Entonces mandó a uno de los animales que se encontraba más cerca de él para que se asomara a la tierra para que viera si el sol ya la había secado. Tan bonita mentira contaba Dios a sus hijos que el animal siguió prestando atención al cuento y no hizo caso de la orden.
Por segunda vez Dios ordenó a aquel animal, embebido en la narración, que se asomara desde el techo del mundo a ver si ya estaba seca la tierra.
Tampoco en esa ocasión obedeció el animal, que prefería no perder detalles de los cuentos del creador.
A la tercera vez Dios interrumpió su narración y, con los ojos llenos de ira, se dirigió al interpelado y le gritó.
-¡Vete, burro!
Un humilde animal se levantó de su lado, pero en aquel momento sus atentas y bien hechas orejas crecieron enormemente y desde entonces le quedó el nombre de burro, que Dios le dio.

Diáaga laagá*

Gudi’disi nisagui-e ni biaba chupa lategande dxi ne gueela’, zuba Bido’ roo’ íque guidxilayu cabeza guibídxini ti ganda guiéete caxiiñi’ ni qué niná nilaahua. Laga cabeza guidxi ra bilaahua ca ni qué yanna yannaxhii laa, cayui’ diidxa’, cusiguii ti qué guixhacala’dxi’ ca xiiñi’. Nanixe cayui’ ca guendarusiguii sti’, guirá’ mani’ zuxale’ ndaga ruaa, cucaadiaga. Bietenala’dxi’, laga cayui’ stiidxa’ ra guya’ guidxilayú, bissendabe tobi zuba gaxha ra nuube cheguuya pará ma-biree gubdxa ne ma’ bibaa layú: - guyé gulee lulu-i ra rixale-tindaa guibá’, biiya’ pa ma’ bibidxi guidxilayú ti guiétecanu – gúdxibe laani’.
Biaa’ nanize cusiigui diuxi ca xiiñi’ la?, dxa mani-qué ñasa ra zuba cucaadiaga ne qué nulabi xii biseendabe laa guni.
Biropa guni’ né Bido’ ro’ que laa, cuee lú ique guidxilayú ne gu’ya’ pa m’a bibidxini. Laaca qué nulabi dxa mani’; luguia’ guendarucaadiaga diidxa’ que nuu.
Ra bionna que bichuugu Bidó’ que lu stidxa’, caree beleca bizalú runi xhiana, bicaarídxibe laa:
-¡Guyé diáaga láaga!.
Ti guidxa mani’ biasa cue’be, raqueca huaxa ca diaga guyá’ chaahui’ bizulú birooba bia’ gundati’; ne zaqué biale lame, casi gudixhe Bidó ro’ que ni.

*Víctor de la Cruz, la Red de Jonás. Relatos zapotecos. Lenguas de México. Editorial Premia Editora.1997. CONACULTA.