31
Sat, Oct

Gonzalo Pineda de la Cruz

Istmo
Typography

Juchitán de Zaragoza, Oaxaca.- Gonzalo Pineda de la Cruz fue uno de los más constantes creadores de la música istmeña, dentro de su repertorio existen canciones que aún siguen sonando en nuestros tiempos, como piezas clásicas del son tradicional del istmo.


Nació en Juchitán de Zaragoza, Oaxaca el 5 de septiembre de 1932, siendo sus padres Vicente Pineda y Severina de la Cruz. Comenzó sus enseñanzas de alfabetización a la edad de 8 años, con el silabario de San Miguel. Dada las carencias económicas desde muy temprana edad comienza a trabajar vendiendo pan por la mañana y por la tarde acudía a la escuela Enrique C. Repsamen, actualmente Daniel C. Pineda.
Chalo Pineda, aprendió el oficio de la Orfebrería, según se cuenta, en sus inicios en esta labor de la Joyería, lo que más hacia eran trabajos de bolas o “dormilonas” como se conocen actualmente, de ahí le quedo el mote de “Chalo bola”.
Desde muy joven, alterno a su oficio Gonzalo se inicia a la música con la ayuda de Antonio Santiago Pineda, “Toño riri”, aprendió a tocar la guitarra, sus composiciones y su voz lo llevaron a ser contratado en diversos eventos sociales del pueblo.
El 26 de mayo de 1952, se casó con Delfina Esteva Martínez, con quien procreo once hijos: Sobeida, Gloria, Azalea, Dalia, Martha Elva, Gonzalo, Raúl, Julio Cesar y Vicente, de los cuales dos fallecieron.
Siendo repartidor de Cerveza, formó parte del Conjunto Corona, colaborando con su voz con El Mariachi y el Conjunto Norteño de la misma casa comercial.
Como compositor su primera creación fue “Pretensión”, le siguieron muchas más como “Culpable el Destino” que refiere a un amor frustrado, “5 de septiembre” como un homenaje a los héroes Juchitecos, “No puedo olvidarte”, canción que compuso a insistencia de un amigo suyo para su novia, “Mi Juchitán de las flores”, dedicada a su tierra natal, entre otras muchas que surgieron de su inspiración.
Le dedico canciones a su esposa, hijas y nietas, Delfina, Dalia, Nancy, Lupita, Nubia Patricia, así mismo, le hizo canciones a los pueblos del istmo, como La Ixhuateca, La San Juanera, La Barreña y Por las Fronteras del Sur, las cuales quedaron grabadas en tres discos de acetato, uno de ellos que grabara con la sensacional Banda Sa, otro con su propia voz acompañado del Trió Los Sureños, y otro más interpretado por el Conjunto Musical Los Wilmar’s, también tuvo participación en una de las grabaciones de Los Hermanos Angulo.
Su versatilidad lo llevó a componer canciones de diversos géneros musicales, lo mismo hacia un ritmo romántico que un merquetengue, un vals, un paso doble, una cumbia o los sones regionales que se siguen tocando en las fiestas de la región del istmo.
Tuvo destacada participación en programas radiofónicos donde compartió sus canciones, así como sus relatos sobre los orígenes de la marimba, el origen de la zandunga, biografías de Jesús Rasgado, Máximo Ramón Ortiz, Saúl Martínez, y muchos otros más. Recibió reconocimientos como el Homenaje que se le dedicó en La Casa de la Cultura de Juchitán en 1989 y 27 de septiembre de 1982, fallece el 24 de octubre de 1993 y sus restos descansan en el panteón Domingo de Ramos.