22
Wed, Nov

Paso por el Istmo de Tehuantepec del Padre Fray Alonso Ponce en su viaje de México a Guatemala (1586).*

Istmo
Typography

Jueves Santo, tres de abril, salió el padre comisario de Mixtequilla aún antes de que fuese de día, y pasados unos arroyuelos por puentes de madera y andada como media legua, llegó al amanecer a un gran pueblo de los mismos indios y obispado llamado Tehuantepec, donde residen muchos españoles y hay un convento de Santo Domingo; no entró dentro sino pasó de largo por junto a las mismas casas y andadas como dos leguas y no pudiendo ya sufrir el sol, sureño y cansancio, se apeo en el mismo camino y a la sombra de unos árboles descansó como tres cuartos de hora.

Desde allí envió fray Francisco Salcedo a un pueblo llamado San Vicente Juchitán, vista de Tehuantepec, para que tuviese junta la gente en la iglesia para decirles misa, porque le habían certificado que había en aquel pueblo recabado para decirles excepto hostias, vino y misal, lo cual llevaba el padre comisario, el cual partió tras Salcedo de allí a un poco, y llegando a un arroyo le cogió un aguacero, pero defendiéndose del agua algún tanto de bajo de unos árboles; al fin, a las once del día o poco antes, llegó muy fatigado al sobredicho pueblo de Juchitán, cuatro leguas y media de Tehuantepec, quiso decir misa más no pudo hacerse porque no hubo ara, que no poco desconsuelo le causo a él y a sus compañeros. A la entrada de aquel pueblo hay un rio, el cual entonces no llevaba agua con la gran seca que había habido aquel año; los indios de aquel pueblo son zapotecas y del obispado de Oaxaca, dièronle de comer e hicieron mucha caridad.

* Fragmento tomado del libro “San Vicente Ferrer en Juchitán, Oaxaca/Autor: Germán López San Martín/ Ediciones Quinto Sol/2005