23
Sun, Sep

Aniversario luctuoso de Enedino Jiménez

Istmo
Typography

Un día como hoy, 27 de agosto de 2004, partió al encuentro con sus ancestros, para vivir en el “sueño que respira en la flor de la lengua zapoteca”, el poeta, pedagogo, luchador social, profesor y líder magisterial, ENEDINO JIMÉNEZ.

Colaborador del suplemento sabatino Etcétera del diario Extra de Oaxaca, el diario Noticias y el periódico El Nacional y en las revistas Guchachi’ Reza de Juchitán, La Palabra y El Hombre, de la Universidad de Veracruz, Huaxyacac, Alforja y Siempre. Fue Secretario de Organización y Propaganda del Comité Ejecutivo de la Sección XXII del SNTE en el periodo 1989-1992. Becado por el FONCA en el Programa de Apoyo a Escritores en Lenguas Indígenas, generación 1995-1996. Es autor de los libros: Cuatro Poemas y el mismo Amor (1985; Ti guchachi’ cuxooñe’ guidxilayú / una iguana recorre el mundo (2004); Poemas y Proverbios (traducciones a la lengua zapoteca) (2004). Coautor del Modelo pedagógico de diálogo cultural y alfabetización para la población zapoteca del istmo (1986) y Neza diidxa': ni gacané binnihuaniisi gu'nda', gucaa ne güi' diidxazá (Vocabulario zapoteco: auxiliar del modelo pedagógico de diálogo cultural y alfabetización (1997). Su obra aparece en antologías como La flor de la palabra, de Víctor de la Cruz (1983) y Becoming an Ancestor: The Isthmus Zapotec Way of Death (2011), por mencionar algunos... Sin duda, Enedino Jiménez pertenece a la tradición literaria contemporánea de las lenguas indígenas y su voz, nos llega ya desde el ámbito de los abuelos que despiertan el entendimiento. De Ti guchachi’ cuxooñe’ guidxilayú / una iguana recorre el mundo, ponemos a su consideración:

CA BINNIZÁ

Binnizá laadu.
Binni nadxii xquenda.
Ca binnizá yooxho’ Gula’sa’ biree laca’
gunaxhiica’ gubidxa, bisiá ne beedxe’.
Gubidxa bizaani’ guirá’ neza guzaca’
ne bizaani’ dxiiña’ risaca bí’nica’.
Bisiá bisiidi laaca’ guichézaca’ lu bi,
guiásaca nandí’, chu’ca’ ra jma nasoo guibá’.
Guendanadxiibalú ne guendarucaalú nadipa’
beedxe’ bilui’ ni laaca’ ne biaananeca’ ni.
Ca manihuiini’ ripapa neza rihuinni guibá’
zaqueca biduunaxhiica’.

Ne xinaxhi riale lu guie’, ca rigola que,
saa dunabé sicarú gulá’quica’, biindaca’ ne biyaaca’
lu bi, lu zá, lu bacaanda’ ya’ni’ xtica’.

Zaqué nga guyá’ guendalisaa cá lu xpia’
ca binnizá nuu yanna,
ca binni nadxii xquenda.

LOS ZAPOTECAS

Somos el pueblo zapoteca:
los hombres y las mujeres que aman el prodigio de su origen.
Los zapotecas antiguos se llamaron Gula’sa’,
entre sus dioses cuentan el sol, el águila y el tigre.
El sol iluminó el camino de nuestros abuelos,
alumbró la obra majestuosa de sus manos.
El águila les enseñó a roturar la violencia del aire,
elevarse, subir lo más alto del cielo.
La temeridad y el combate aguerridos
les fue enseñado por el tigre y se apropiaron de tales dones.
Las aves que surcaron el cielo
también fueron amadas.

Aquellos abuelos, con el aliento de las flores
arreglaron sinfonías, elevaron su canto y su danza
sobre el viento y las nubes y el esplendor del sueño.

Así nació la hermandad que registra la costumbre
de los zapotecas vivos
los herederos que aman el prodigio de su origen.

Tomado de: INCULZA JUCHITÁN