18
Tue, Dec

Xigabizunu “Morro vaciado zumbador”

Istmo
Typography

Otro de los juegos tradicionales identificados con la Región del Istmo zapoteca, es el “xigabizunu”, pasatiempo que bien puede ser antecesor del trompo. El vocablo que nomina el juego indica “Morro vaciado zumbador”, el morro, es una fruta redonda, como lo significa su propio nombre, suele ser ovoidal; no es comestible, es de color verde y su cascara dura, su diámetro alcanza de 10 a 20 centímetros, el árbol que la produce se identifica con el mismo nombre del fruto.


En otros lugares se le conoce como “jicaro”, en Centro América como “Güiro”; muchas familias, principalmente la de escasos recursos económicos, utilizan este material para hacerse de algunos centavos, elaborando “jicaras”, es decir, depósitos para verter en ellas preferentemente líquidos; con partir estos objetos por la mitad, le quitan la masa que contiene. Las partes separadas, se ponen a secar y se lijan, dejándolas listas para ser usadas posteriormente para lo ya indicado.
Para el caso que nos concierne. Al morro, como pasatiempo, se le hacen cuatro orificios pequeños, por estos orificios se realiza el vaciado de la sustancia interna que contiene; dos de estas horadaciones, se aprovechan para ponerle el correspondiente pie, esto es, atravesando el objeto ya vacío, con una pequeña madera de forma redonda que ya se tiene de exprofeso, con dimensiones de 12 a 15 centímetros; de largo y un centímetro de diámetro. Para que la madera embone bien en los espacios referidos, se le pone cera negra en las partes superior e inferior.
Una vez ya armado el material, se arrolla la parte sobresaliente de la madera con hilo de ixtle, al finalizar los 70 centímetros, de este, tiene engarzado una tablita de madera de 6 centímetros, de largo por 2 de ancho, llamándose el objeto “Dxiba”. Al jalar el hilo con fuerza, apoyando los dedos en la misionada tablita, el morro girará vertiginosamente en el suelo, emitiendo un zumbido fuerte por los orificios abiertos; de ahí, el nombre de “Xigabizunu”.
Existe una gran similitud entre el entretenimiento narrado, con el juego del trompo, llamado también peón, objeto de madera en forma de pera, por su parte más aguda, porta una punta de hierro o pico; en su lado opuesto, la misma madera forma una coronilla. De la misma forma que el “Xigabizunu”, se enrolla con un hilo fino, al final de éste, se sostiene entre los dedos, para impulsar el objeto con fuerza y así gire el trompo verticalmente sobre el piso. En la actualidad, se ven trompos metálicos de diferentes tamaños y colores, que, en sus diferentes formas, simulan a los famosos “platillos voladores”.
• Tomado del libro “Bazendu IX”/Antología de cuentos, leyendas