18
Tue, Dec

El Primer Pueblo Zapoteca

Istmo
Typography

A punto fijo no se sabe de dónde ni de cuando llegaron los primeros zapotecas que poblaron el Valle de Oaxaca.
Burgoa asegura que llegaron del norte, que descendían de la raza asiática y que fundaron su primer pueblo, Zaachila o Teotzapotlán que más tarde fue la capital del Gran Reino Zapoteco. Al asegurar Burgoa que llegaron del norte, toma como base una de las tantas pinturas encontradas en Coatlán en la época de la conquista.


El trato de los primeros pobladores de Zaachila era afable y además poseían una vasta inteligencia. Eran magníficos artífices, hacían verdaderas filigranas en oro y plata y cuando el Reino Azteca necesitaba un artista para la fabricación de sus joyas, tenían que búscalo entre los zapotecas. El arte de cultivar la tierra estaba bastante adelantada entre ellos, y así como los mixtecas por dedicarse al cultivo de la grana edificaron su “lugar de grana” que hasta la fecha es Nochixtlán, los zapotecas también edificaron su “lugar de maíz” que fue Etla, Villa que se encuentra al norte de la ciudad de Oaxaca.
Extendiendo sus dominios en el Valle de Oaxaca, llegaron hasta Mictlán o Mitla (que en mexicano quiere decir infierno) donde construyeron sus famosos palacios que hoy en ruinas nos hablan de una civilización bastante avanzada en aquellos hombres. Calculase que los palacios de Mitla datan de hace 1700 años. El visitante de Mitla al contemplar sus palacios se pregunta cómo los levantaron y fueron colocados en su lugar esas enormes masas de piedra que forman los quicios de algunas de las puertas de los salones; estas piedras miden nueve metros de longitud por uno de grueso y poco más o menos un metro cincuenta centímetros de ancho, existiendo un contraste entre estos enormes monolitos y las diminutas piececitas de piedra que forman las caprichosas grecas que adornan los muros de sus salones.
Torquemada dice que los zapotecas fueron caníbales, cosa que desmiente el Padre Gay, y es digno de crédito este último. Porque hay que tener en cuenta que no se puede ser afable y al mismo tiempo ejercer el canibalismo.
Los zapotecas que fundaron el asiento del Reino, se creyeron los primeros pobladores de la tierra, aunque esto mismo creyeron las demás razas que poblaron el territorio mexicano, y a esto se debe todavía que el zapoteca puro de hoy se crea superior a cualquier otro individuo que no sea de su raza y hasta lo considere extranjero llamándolo xhu.
Después de poblar el Valle de Oaxaca y la Sierra de Ixtlán, extendieron sus dominios hasta el Istmo de Tehuantepec entonces poblado por los aztecas, con los cuales se vieron en continuas y sangrientas guerras, hasta que una vez vencidos los aztecas se formó la alianza Zapoteca-Azteca, siendo el Rey de Zaachila Cosijoeza y de México Ahuitzotl. Para cimentar esta alianza entre zapotecas y aztecas, el Rey del Imperio Azteca, concede que su hija la princesa Coyolicaltzin, a quien los zapotecas llamaron “bela xia”1 (carne blanca) por su excesiva blancura, se case con el Rey Zapoteca y de esta unión nacieron Cosijopi “rayo de aire” que llego a ser Rey de Tehuantepec, la princesa Pinopia que murió virgen en Tehuantepec, la Princesa Donaji que en la conquista española fue bautizada con el nombre de Magdalena.
PuebloZapoteca2
El idioma zapoteca, al correr de los tiempos ha sufrido modificaciones de más o menos consideración, y esto ha sido con especialidad en la región del Istmo de Tehuantepec donde hoy se habla un zapoteco españolizado; digo españolizado, porque al hablar hoy el idioma zapoteco de en Tehuantepec o Juchitán, se le intercalan palabras del idioma castellano. Aún en el zapoteca istmeño que pudiera llamarse puro, existe algunas diferencias entre él y el zapoteco “vallisto y serrano” y esto es fácil de notarlo comparando el hablar de un “vallisto” y el de un “serrano” esto es fácil notarlo comparando el hablar de un “vallisto” y el de un “serrano” con el de un istmeño. Para comprobarlo citaré algunos ejemplos: un istmeño para decir perro dice: “biccu” y el “vallisto” y el “serrano” dice: “beccu”; el istmeño para decir culebra dice: “beenda” y el “vallisto” y el “serrano” dice: “beela”; y así como estos casos, se presentan otros muchos que sería largo enumerar; pero a pesar de esta diferencia, un istmeño que viste el Valle de Oaxaca y la Sierra de Ixtlán, puede perfectamente entenderse con sus habitantes; tal me sucedió cuando tuve la oportunidad de conocer algunos pueblos del Valle de Oaxaca y de la Sierra de Ixtlán.
Hoy el antiguo asiento del Reino Zapoteca (Zaachila) es una pacífica y pintoresca Villa circundada de verde y frondosos nogales situada a doce kilómetros al sur de la ciudad de Oaxaca, donde a diario a su paso para Ejutla, una locomotora jadeante pone la nota de la evolución de los tiempos mientras en los cerebros de aquellos indios, bulle el pensamiento de la grandeza de su raza.
1 El Padre Gay escribe: “Bellaxia”. no sé si con el tiempo esta palabra se ha modificado o el historiador la escribió mal.
Texto Tomado del periódico “NEZA”/Órgano Mensual de la Sociedad Nueva de Estudiantes Juchitecos/ Diciembre de 1935/México Distrito Federal.