23
Mon, Sep

Proyección en la Región del Istmo de Tehuantepec (1883-1888)

Istmo
Typography

La población de Unión Hidalgo, actual cabecera del municipio del mismo nombre, no existía en los tiempos de don Pancho; pero en las márgenes del río Chicapa, se encontraban regadas varias pequeñísimas rancherías de juchitecos, ranchos insignificantes, débiles desde todos los puntos de vista, entre los que destacaban, “Ranchu Gubiña” y “El Zapotal”, sin trazas de mejoramiento alguno, ni esperanza de recibir alguna ayuda para su progreso, por la misma circunstancia de su raquítica estructura (seis o diez chozas) de palma cada una de ellas.

Para poder otorgarles algún auxilio material o cultural, don Pancho los reunió en un solo núcleo que denominó Unión Hidalgo, el 5 de mayo de 1883, se dijo entonces, pero se duda de su veracidad, la situó nuestro pronombre en una extensión de tierra que se expropió a don Roberto Maqueo, un terrateniente propietario de la hacienda de “La Venta”, que ahora es la agencia municipal de La Venta. Fue él, entonces quien fundó el pueblo de Unión Hidalgo (El convenio con los Maqueo se formalizó el 20 de octubre de 1883 procediéndose al mejoramiento el día 22 del mismo).

Entre los pueblos del Distrito, Unión Hidalgo es uno de los que están muy bien trazados, se ubica en una planicie envidiable, con sus calles anchas y recatas, y en una distribución perfectamente balanceada existen en las “manzanas” lotes para la creación de jardines públicos. El trazo de esta población la hizo en 1884 el ingeniero civil juchiteco Nemesio Rementería.

En una islita incomunicada, se encontraba San Francisco del Mar, pero los moradores se enfrentaban con muy graves peligros en la travesía, en épocas de lluvias. Don Pancho lo cambió al sitio donde últimamente se encontraba, en tierra firme, resolviéndoles, al mismo tiempo, con esa determinación, el problema que conformaban para la siembra de sus tierras.

En el párrafo anterior dije: “…el sitio donde últimamente se encontraba…”(San Francisco del Mar), en vista de que en los días que corren, concretamente el 31 de mayo de 1967, se decretó el traslado de este pueblo fundado por don Pancho León a un paraje denominado “La Candelaria”, muy cerca de Ixhuatán; este cambio se decretó por el peligro que corría de quedar sepultado por un médano gigante que se está formando sobre el poblado, y que ya había cubierto varias casas y solares de los habitantes.

Los mismos peligros y circunstancias desfavorables de San Francisco, por su situación isleña, confrontaba el pequeño poblado de San Dionisio del Marque ahora ostentaba el rango de cabecera de municipio, y por las mismas razones don Pancho lo sacó del lugar donde estaba para situarlo en el punto donde hasta la fecha se encuentra.

En tiempos de don Pancho para llegar a Unión Hidalgo se tenía que atravesar el Estero “La Estacada” en canoas o balsas pequeñas que dificultaban enormemente el transporte de las mercaderías, pues el estero tenía siete metros de profundidad, y, además de ser peligroso, se perdía mucho tiempo en el paso. Para que las carretas sin vaciar sus cargas pudieran atravesar el Estero, don Pancho rellenó el lugar del paso con piedras, hasta alcanzar un nivel exento de todo peligro para todas las carretas. Se utilizaron balsas para arrojar las piedras al fondo del Estero. Este vado que resultó ser una verdadera obra maestra en su género, existe todavía y continúa prestando eminentes servicios. El pueblo que a todo le encuentra un nombre adecuado, olvido el nombre de “La Estacada” y lo bautizó con el nombre zapoteco de “Steru Guié” (Estero de Piedras). Así se le sigue conociendo hasta hoy.

Construyó un hermoso camino para carretas, amplio y recto para unir a Juchitán con Tehuantepec.

Desde San Jerónimo (Cd. Ixtepec) abrió otra carretera que atravesando las estribaciones de la Sierra Madre llegó hasta El Barrio de la Soledad (El Barrio), continuando hasta Santa María y Santo Domingo Petapa (estos dos últimos pueblos son Mixes dentro del Distrito de Juchitán), llegando dicho camino hasta San Juan Guichicovi (pueblo Mixe), de manera que las carretas que salían de Juchitán pudieran atravesar la serranía hasta llegar a estos pueblos tan lejanos.

De Unión Hidalgo abrió otro amplio y recto camino para carretas que enlazó a Unión Hidalgo con Niltepec y de aquí a San Miguel Chimalapa, camino, este último, todavía en servicio hasta nuestros días.

*Fragmento del libro “Textos Históricos” del autor Germán López Trujillo/Edición Conmemorativa. Pag.103.106/Compilación Germán y Gonzalo López San Martín.