22
Wed, May

La Leyenda de la virgen del Rosario de Espinal

Istmo
Typography

“Con el nombre de Espinal existe en el Istmo un pueblo perteneciente al distrito de Juchitán y su censo según datos estadísticos hoy es de Dos mil quinientos habitantes, no exceptuando los pueblitos de pecho. Ésta humilde población que fue hacienda en otro tiempo tiene una historia o leyenda o tradición, tal vez cuento, que en malos asonantes relacionar hoy pretendo. Lector si eres indulgente perdona mi atrevimiento.

Refiérase que en el lugar donde el pueblo está asentado, en el siglo XVII fue propiedad de un mulato de nombre Sebastián López, muy diligente y honrado quien previa composición con el Virrey y honorarios de este lugar y algo más resultó ser propietario como lo justificó el titulo autorizado que a su favor expidieron los entonces mandatarios. Instaló Sebastián López en sus terrenos un hato de res lanar y porcino sin que faltaran los pavos y las gallinas y demás cosas que constituyen un rancho, que el dueño mejorar supo con diligencia y trabajo. Esta humilde propiedad fue pasando a sucesores legítimos que a su vez fueron llamados y la fueron poseyendo por derecho hereditario, hasta que al fin uno de ellos la dio en venta a los hermanos Fuentes, que entonces eran unos ricos hacendados de estos rumbos y tenían sus terrenos inmediatos. Estos señores luego de la nueva heredad la poblaron convirtiéndola en hacienda de agricultura y ganado y por patrón de la finca a la Santa Cruz tomaron.

Pasaron algunos años y se poblaba la hacienda por cuya razón los dueños elevarla a pueblo intentan y se preparan solícitos a ocurrir a quien convenga, cuando una carta reciben tan extraña como atenta por la cual un hombre en Guatemala la vieja preguntaba “di era cierto que existía por estas tierras con el nombre de Espinal de los Fuentes una hacienda y que en caso afirmativo con súplica muy atenta pedía se le remitiesen las constancias más auténticas pues la Virgen del Rosario que él veneraba en su hacienda, en sueños le había ordenado que pronto le condujera a un punto situado al oeste y el nombre de espinal era, porque convenía que amparo de sus habitantes fuera. Los comprobantes pedidos se enviaron con la respuesta y pasado poco arribó la imagen bella que con tanto amor y fe en el pueblo se venera. Digo pueblo porque al fin la consabida hacienda fue elevada a dicho rango por el gobierno de la época. De la venerada imagen muchos milagros se cuentan y como en ella se admira una singular belleza, por eso son lindas todas las espinaleñas”. Espinal, Oaxaca, abril de 1896. Por la copia Mauro Ortega Rúbrica.

*Tomado del Libro “El Espinal, Génesis, Historia y Tradición” /Autor: Luis Castillejos Fuentes/Cuarta Edición 2019/Patrocinio de la Secretaria de Cultura de Oaxaca/Pags.16.17