19
Thu, Sep

“Hablar una lengua indígena, el más grande ejemplo de resistencia”: Sabino Guisu

Istmo
Typography

Sabino Guisu abre su exposición Fuego Negro, un homenaje a los pueblos originarios. El arte cuenta verdades incómodas, añade el creador oaxaqueño.


La exposición Fuego Negro, de Sabino Guisu, rinde homenaje a los pueblos originarios a través de 25 piezas. “No es sólo una cuestión de nostalgia, sino de decir la verdad. Si la memoria histórica de México sigue viva es gracias a toda la riqueza cultural que está desde el norte del país hasta el sur de Chiapas. La gente que habla en lenguas indígenas son el ejemplo más grande de resistencia que puede tener un país”, señaló el artista juchiteco.

El arte, explicó, también hace visible y agradable aquello que no lo es. Cuenta al mundo las verdades incómodas como el hecho de que vivimos en un sistema económico neoliberal en el que un grupo social busca conseguir privilegios a toda costa.

“Buscan privilegios egoístas y para obtenerlos hay que joderse a la Madre Naturaleza, a la gente que vive en armonía, como los pueblos originarios, no sólo de México, también de América, como lo que pasa en el Amazonas o con los pueblos nativos americanos de Estados Unidos”.

No obstante a todas las carencias que padecen los pueblos originarios, agregó, aún conservan toda la riqueza cultural que tienen como la medicina tradicional, las hierbas, la gastronomía, los textiles, las lenguas, los bailes, las artesanías, los bosques. Todo lo que está en territorio indígena que es puro y es lo poco que queda vivo de lo que nos heredaron nuestros antepasados, ya sean los toltecas, mexicas, chichimecas, mayas, zapotecos o mixtecos.

Además, la exposición rompe el cliché de que el arte en Oaxaca tiene que ser de una sola forma, pues utiliza materiales y técnicas contemporáneas que lo distinguen de ser una artesanía u obra folclórica y “demostrar que también allá crece buen maíz para exportar al mundo”.

El título de esta exposición está basado en el fuego como concepto de vida en la historia de la humanidad. “Nuestra historia está escrita con el tiempo y el fuego. Si te remites a años atrás, las primeras manifestaciones de expresión artística se hicieron con carbón en las paredes de las cuevas. Es muy primitivo, el fuego para cazar, darnos calor, usarlo en contra los enemigos, en los volcanes. Además, este elemento tiene relación con el Sol y con todas las culturas ancestrales”.

Asimismo, explicó que el fuego tiene una presencia constante en sus obras, pues el pigmento negro lo obtiene a través de material calcinado, el humo del copal y el calor para forjar el hierro. “Además, las piezas que tienen toques futuristas se hacen con grabados láser, que son un tipo de luz artificial que genera energía y la energía también es fuego”.

Los materiales que Sabino Guisu usa van desde textiles de lana de borrego, hasta objetos que encontró abandonados en una construcción vieja, tales como patinetas al hombro o mangos de hachas, los cuales intervino. Fueron tallados y tienen incrustaciones de obsidiana, para dar pie a la obra a la obra Guerrero Zapoteca, alegoría de un arma mexica de guerra con objetos comunes de la ciudad.


► La exposición Fuego Negro de Sabino Guisu está abierta al público en la galería Maia Contemporary, ubicada en calle Colima No. 159, colonia Roma Norte, alcaldía Cuauhtémoc, Ciudad de México.