15
Tue, Oct

Historia del niño que come luna

Istmo
Typography

Aseguran que hace muchos

muchos años cundo la primera
gente llegó a Cuscumate
cerro donde estuvo Zanatepec
encontró que había abundancia de todo
y que los árboles eran muy altos
tanto que sus copas
pasaban sobre las nubes

Ahí le gustó al rey para vivir
ahí dijo a los brujos
que deberían vivir todos
y los brujos dijeron a los viejos
y los viejos informaron al pueblo

Todos vivían en el Cuscumate
Todos tomaban agua del tenestén

Una vez
cuando todos los hombres
subieron a la montaña más alta
y las mujeres bajaron al tenestén
un niño que jugaba bajo un totoposte
vio una huachaca
que brincaba y picaba una rama

El pájaro que también cantaba
después de picar la rama
le gustó mucho y subió agarrarlo

La huachaca que también había visto al niño
empezó a jugar con él a la escondida
apareciendo y desapareciendo atrás de las ramas

Así estaban jugando cuando llegó del río
la mamá del niño
que al ver a su hijo en una rama
muy alta tuvo miedo de que se cayera

Dicen que primero lo llamó
con palabras de algodón
pero que éste seguía trepando
detrás de la huachaca
hasta que pasaron por encima de las nubes
Cuando se cansó y empezó a bajar
miró al pie de totoposte
su madre lo amenazaba con un palo en la mano

Entonces el niño subió otra vez por el árbol
y se quedó durmiendo en una rama muy alta

Cuando tuvo hambre
quiso bajar a su casa para comer
pero su madre estaba todavía ahí
con el palo en la mano y siguió trepando
trepando hasta que tuvo cerca la luna
y la tocó con la mano y le quebró un pedazo
que se comió porque parecía panocha
Su sabor le gusto tanto
que ya nunca bajo del árbol

Por eso dicen que la luna
-que antes todo el tiempo estaba redonda-
le falta algunas veces un pedazo
porque cada que el niño tiene hambre
le arranca a mordidas una tajada

Salina Cruz, Oaxaca, 5 de abril, 1996.

*Tomado de la Revista “Guchachi Reza (Iguana Rajada) /Número 52/Mayo-Junio de 1996/p.p.18, 19/Juchitán de Zaragoza, Oaxaca.