22
Wed, Nov

Eran tres hermanas de ojos bellos y negros, que al clavarlos sobre sus enamorados los embriagaba y seducían como los alados insectos que a fuerza de rodear la llama dejan al fin sus alas en ella.

“Era muy inquieto, y tenía un ímpetu que motivaba a cada persona que le acompañaba en su caminar”, señalaron algunos amigos de Alberto Quiroga Carballo, conocido entre sus colaboradores como “Payaso”.

Para Gabriel, Alba y Nuria.

Mi entrañable afecto por las letras nació en los luminosos días de mi infancia, que no fueron luminosos porque todo estuviera resuelto en casa y uno anduviera feliz con traje de marinerito y toda la cosa. Todo lo contrario. Esos años transcurrieron entre el denodado esfuerzo de la abuela y de mamá, quienes trabajaban duramente para que en la mesa pudiera brillar la cazuela con un delicioso guiso de cerdo en espesa salsa roja, a la cual todos acercábamos nuestra olorosa tortilla recién salida del horno, al final yo recogía devotamente los últimos untos de la sartén de barro, relamiéndome de gusto los dedos y la comisura de los infantes labios.

Cuando se pregunta al escritor bilingüe Víctor Terán si vale la pena traducir textos como la Constitución Mexicana al zapoteco u otras lenguas indígenas, cuando los propios indígenas ni siquiera están alfabetizados en su lengua madre, el poeta no titubea en responder que sí. 

TA TEU BIDXI

Víctor Terán

Ndaani’ Guidxiguie’, nahuiniru’ binni ma cayabi bixhoze laa cadi guidxibi pa gu’ya’ huidxaagueela’, ti pa guidxibi binni racahuará, ne chaahui’ chaahui’ ribidxi ne rati. Rusiene bixhózenu laanu, guinabadiidxanu ti gue’tu’ xi canayuni canazá lade binni nabani, pa gucabi gue’tu’ di la?, naca be ti gue’tu’ cha’hui’ biree lade ca gue’tu’ ne stiidxa’ diuxi, canayubi guiní’, ti ganda guiziila’dxi’, xi biaanda’ laa ndaani’ guidxilayú; pa qui gucabi gue’tudi’ huaxa, cadi guigani ruaanu, cu’ dinu bia’ gándati’, ne guicaanu guinésanu ti guie ne gusinda’nu ni luguiá’ huidxaagueeladi’.

Cualquier ciudad, aunque sea pequeña, está dividida en dos; una es la ciudad del pobre, la otra es la ciudad del rico; y una con otra están en guerra. Platón, LA REPÚBLICA