05
Sun, Apr

No hay pueblo en el Istmo de Tehuantepec que guarde mayor fervor a su santo patrono que los juchitecos, a San Vicente Ferrer, a cuyo amparo dejaron los misioneros dominicos. Por ello Xhavizende le llamaron también a su pueblo en su zapotequización, “Bajo San Vicente”, y ese fervor religioso cruzó fronteras.

C. Presidente Constitucional de la Republica

México, D.F.
Tengo el honor de someter a la alta consideración de usted, para que por su muy digno conducto llegue a la H. Legislatura Nacional, la presente iniciativa que, si una vez estudiada detenidamente y con el desapasionamiento, minuciosidad y empeño que asunto trascendental para el país en general se merece, se lleva a la práctica, habrá de venir a resolver una vez por todas el grave problema que, para los Gobiernos de las Entidades que la forman, como para el Federal ha construido de tiempo de la región de Tehuantepec.

Había una hora en el barrio, todavía lo saben, hora cuyo recuerdo aún resuena en el alma de los fanáticos. Y esta hora enmudecida por la sorda creencia de la salvación encerraba a la ciudad en un marco de silencio. Nadie que no fuera espectro o habitante del misterio, podía pasear allí su vanidad en aquel espacio del tiempo; porque la piadosa idea del milagro y de la fe crucificaba la libertad de los hombres. Y no eran hombres los varones sino mansos corderos recogidos en las casas.

Aún con el movimiento armado en los años de la Revolución Mexicana, la ciudad de Tehuantepec siguió realizando sus festividades anuales con sus fiestas titulares. Mayordomías, velas y tradicionales bodas.

Sabías que…??? El personaje más emblemático y representativo del Istmo, en particular Juchitán por la fotografía “Nuestra Señora de las Iguanas” es la ya fallecida Sobeida Díaz, juchiteca retratada por Graciela Iturbide hace más o menos treinta y siete años, 1979 para ser precisos. La foto resultó emblemática de la fotógrafa mexicana que ganó el Premio Internacional de Fotografía, otorgada por la Fundación Hasselblad, considerado el premio “Nóbel” de esta disciplina.

"Los hombres que dispersó la danza" se convirtió en un libro referente no solo para atender las tradiciones de los pueblos indígenas, sino para aproximarse a una manera de narrar en la que se nota el orgullo por las raíces zapotecas.

Es el pueblo, comunidad cuyo nombre significa el pueblo de las hojas de papel: guiixi yáa'za. Itzoátl en náhuatl, que quiere decir hojas, de ahí Izoatlán~Ixhuatán. Bien, pues ayer fue la fiesta de la Virgen de la Candelaria.

En nuestra región la ceiba- bio'ngoo-, chamizo- bixuumi-, huanacaztle- beéza yaága-, guiee tiki- clavellina que ahora florece-; guiee xuu'ba o mejor dicho guiee xoo'ba: flor de olor celestial o jazmín del Istmo. De donde Juchitán procede su nombre: xochitlan- lugar de flores-. De ahí que alguien acuñara: guiishi guiee: ciudad de flores...