16
Mon, Jan

Atempa significa en lengua náhuatl “en la orilla del río”. Su fundación data de la época prehispánica, pero a la llegada de los castellanos a tierras zapotecas, este barrio tomó el nombre de San Blas, quien fue un mártir del cristianismo que llegó a ser Obispo de Sebaste en Albania, al sur de Rusia.

Juchitán.-Uno de los grandes exponentes de la vieja trova zapoteca, gran parte de su vida la convivió musicalmente con compositores contemporáneos, con quienes se dice que había cierta competencia por hacer canciones.

Las ciudades fundadas hasta entonces eran tan nuevas, y los hombres que las habitaban tan recientes, tan primitivos, que conservan el color de los adobes; pero no por eso algunos hubieran dejado de cometer, en tan pocos días, todo el mal posible. Dios sabía muy bien todo esto, y queriendo remediarlo, mando llamar desde el cielo al hombre más bueno de toda ciudad para tornarlo santo y darle poder para restituir la bondad perdida de aquellos hombres. Y desde allí todas las ciudades tuvieron un santo patrón.

Juchitán de Zaragoza, Oaxaca.- Una de las canciones más populares y conocidas de la región del istmo, y posiblemente en el mundo, es la del “Feo”, que ha sido interpretada y grabada por decenas de artistas de talla internacional, la cual ha sido referente importante para la promoción de la lengua zapoteca.