11
Sat, Jul

Sabías que…??? El personaje más emblemático y representativo del Istmo, en particular Juchitán por la fotografía “Nuestra Señora de las Iguanas” es la ya fallecida Sobeida Díaz, juchiteca retratada por Graciela Iturbide hace más o menos treinta y siete años, 1979 para ser precisos. La foto resultó emblemática de la fotógrafa mexicana que ganó el Premio Internacional de Fotografía, otorgada por la Fundación Hasselblad, considerado el premio “Nóbel” de esta disciplina.

"Los hombres que dispersó la danza" se convirtió en un libro referente no solo para atender las tradiciones de los pueblos indígenas, sino para aproximarse a una manera de narrar en la que se nota el orgullo por las raíces zapotecas.

Es el pueblo, comunidad cuyo nombre significa el pueblo de las hojas de papel: guiixi yáa'za. Itzoátl en náhuatl, que quiere decir hojas, de ahí Izoatlán~Ixhuatán. Bien, pues ayer fue la fiesta de la Virgen de la Candelaria.

En nuestra región la ceiba- bio'ngoo-, chamizo- bixuumi-, huanacaztle- beéza yaága-, guiee tiki- clavellina que ahora florece-; guiee xuu'ba o mejor dicho guiee xoo'ba: flor de olor celestial o jazmín del Istmo. De donde Juchitán procede su nombre: xochitlan- lugar de flores-. De ahí que alguien acuñara: guiishi guiee: ciudad de flores...

• Viernes 24 de enero a las 8 de la noche.
Santo Domingo Tehuantepec, Oax., 21 de enero de 2020.- Posterior a seis años de trabajo de investigación y adaptación de la obra de Enrique Serna, el actor y director “Alexis Orozco, trae a Tehuantepec, Tía Nela”.

Una bella señora le da una flor blanca a su marido y le hace señas de algo ya previamente acordado, seguro. El hombre le pide a un niño que voltee, llamándole -¡Tetet! – El pequeño reacciona para que luego el crisantemo recorra su rostro, sus hombros y trace una cruz sobre su frente.

Si la historia no hubiera dejado en la invisibilidad a las mujeres, nuestro presente sería distinto. Las huellas borradas o tergiversadas de muchas de ellas evitan que conozcamos su grandeza. Un ejemplo, Juana Cata, a quien se le conoce, generalmente, por ser concubina del presidente Porfirio Díaz; aunque no haya pruebas contundentes de esa relación, que pudo haber sido más bien una amistad que duró toda la vida. También la han retratado como una femme fatale, seductora y hasta bruja, solo porque sabía de herbolaria. 

Nadie vive fuera del tiempo, no hay sociedades sin historia. Lo que viven los hombres es parte de la historia, de su presencia en el tiempo; porque el tiempo es historia y nadie vive fuera del tiempo, no hay sociedad sin historia como ha pretendido que sea el caso de las sociedades indígenas mal llamadas primitivas o carentes de registro escrito. Estas también tienen historia; pero no porque las fuerzas económicas liberadas en Europa a partir de 1400 las hayan arrastrado <<a participar en la construcción de un mundo común>> y las hayan hecho participar en la historia universal – como propone Eric Wolf1 --; sino que tiene su historia propia frente a la europea.