21
Mon, Aug

Originario de la segunda sección de la Heroica Ciudad de Juchitán de Zaragoza, Oaxaca. El maestro Hebert se inicia desde temprana edad en el aprendizaje de la música autóctona zapoteca (flauta de carrizo, tambor y carapacho de tortuga); posteriormente conoce la guitarra y el piano después practica la ejecución de los diversos instrumentos musicales durante sus estudios de preparatoria.

En una de las inolvidables noches invernales, mi abuela, al final de sus acostumbradas pláticas de sobremesa, nos contó que entre las surianas del Barrio Lima, en Juchitán (5ª Sección hoy), vivió una viejecita adivinadora que estaba considerada como la jefa de las brujas y se llamaba Nazaria Tóohóna. La respetaban por sus conocimientos de artimañas y brujerías y se le temía mucho.

Juchitán de Zaragoza, Oaxaca.- Hace apenas unos cuantos años, cuando el tiempo dio un vuelco inesperado y nos alcanzó la modernidad, aquellos niños que éramos, aun atesoramos en nuestras memorias los juegos infantiles que marcaron nuestras vidas, la mayoría de ellos se han perdido, algunos niños de ahora ni siquiera los recuerdan, sin embargo fueron tiempos muy felices los que nos hicieron pasar durante nuestra infancia. Se acuerdan del juego de las:

Juchitán de Zaragoza, Oaxaca.- Alfredo Saynes llevo a cabo un trabajo de investigación sobre la flora juchiteca, donde sugiere proteger la riqueza natural del istmo, en seguida algunas plantas y árboles investigados por el juchiteco.

“No sabría decir con exactitud cuando empecé a componer canciones, porque mentiría. Lo más probable es que me haya iniciado en el hermoso arte musical, en las épocas en que hice mis estudios de secundaria en la Ciudad de México. Allí, por vez primera, sentí la nostalgia por el terruño o por la ausencia de un amor secreto; o de por sí ya traía nacidas dentro de mi alma las cualidades artísticas para vivir en el mundo mágico de la inspiración”; declara casi siempre el maestro Jesús Henestrosa López, cuando se le pregunta acerca de sus orígenes en la composición musical. El autor de zope Huela (letra en zapoteco adaptada a un antiguo son istmeño), Quepe’ Gapa’ Donday PaLiiNanalu, ha ganado, con estos tres temas, la inmortalidad en la memoria y el corazón del pueblo juchiteco.

Para cada enfermedad hay especialistas, curanderos, curanderas y matronas entre las cuales algunos, aún muy famosos para las enfermedades de las criaturas como la llamada “ojo”, que resulta según ellos, cuando la criatura no ha sido acariciada por el extraño que de ella se enamorara. Entonces se pone triste el niño y entra en un estado semejante al de una crisálida, porque se encierra en un periodo de desgano y sopor.