26
Sat, Sep

Fue un día de primavera en la montaña de Guié Ngola, parte de la sierra atravesada entre la planicie del Istmo de Tehuantepec, se escuchaba a lo lejos el canto de las chirimías, lo cenzontles y los pájaros carpinteros; un caudaloso río recorría las faldas de aquella imponente montaña y una variedad de animales componían la fauna silvestre exuberante y extraordinaria de aquel mágico lugar.

La provincia mexicana es rica en acontecimientos insólitos así como de hechos fantásticos inenarrables, inverosímiles si se quiere; los provincianos son por lo general creyentes fanáticos, para ellos las cosas asombrosas son obras realizadas por los chaneques, llamados también chamucos, brujos o duendes.

Un fecha como hoy 22 de marzo pero de 1660, aquí, en la antigua Villa de Guadalcázar Provincia de Tehuantepec, tuvo lugar una de las más importantes rebeliones ocurridas en el Virreinato de la Nueva España: la Rebelión de Tehuantepec.

En un tiempo situado en la aurora de la fundación de Juchitán, cuando sólo poseía la lengua, ubicado ya a la orilla del río de las nutrias, cuando el agua del río transparente fluía hacia la Laguna Superior,

Ayer 8 de marzo se celebró el día de la mujer, hoy no se trabaja por ese motivo.

Presentación: Bixana como debería de escribirse, con “b” y no con “v”, es uno de los asentamientos zapotecas más antiguos de Tehuantepec, la etimología de su nombre no nos ha llevado más allá, sino nos hemos quedado cortos con una pícara concepción, que lejos de ello, es todo lo contrario, por lo que encierra su concepto religioso.

Dura en exceso fue la campaña punitiva del General Félix Díaz, entonces gobernador del estado de Oaxaca, a finales de 1870 contra los juchitecos. Con mano dura sometió al pueblo e incendio más de 1000 jacales que fueron reducidos a cenizas, matando a tanta gente inocente a bayoneta calada. Para dar fin con su campaña, hizo bajar la imagen Sagrada de San Vicente y amarrándolo de la cola de su caballo, cruzó la población para retornar a Oaxaca. De ahí nadie supo de San Vicente.