25
Tue, Apr

Juchitán de Zaragoza, Oaxaca.- Heberto Rasgado Ruiz o Heber Rasgado como lo conocimos en la región del istmo, fue desde pequeño un inquino y talentoso Juchiteco, y durante su corta pero fructífera vida dejó huella a su paso, y su legado musical aún sigue en el gusto de la gente de esta tierra zapoteca.

Juchitán de Zaragoza, Oaxaca.- Era un hombre con temperamento fuerte, disciplinado y un tanto impaciente; pero apenas llegaba la guitarra a sus manos, su ánimo era diferente, la metamorfosis que pasaba por su ser lo llevaba a convertir aquellas tardes de música y canto, así era César López Orozco.

Macario:
Se ha nublado la tarde en vísperas de tu sepelio en Juchitán. La humedad del aire trae aromas de yodo de la mar cercana. Tu cuerpo viaja desde la ciudad de México para venir a reposar, fertilizar, a la tierra que vio pasar tu infancia y miró cómo entregaste diez maduros años de tu generosidad, de tu ternura, tus desvelos.

Se desconoce a partir de cuando surge Chicapa de Castro así como cual es el verdadero origen de su nombre, CHICAPA; para José María Bradomin en TOPONIMIA DE OAXACA dice que es la alteración de TZICAPA que está compuesto de TZITLI, chicle, ATL, agua y de PA, en: entonces Chicapa quiere decir “en el agua de chicle”.

Detrás suyo, adosados a una pared cuyo color vio pasar mejores tiempos, penden cuatro fotos, tres de ellas antiguas, donde se ve la sonrisa galana que le ha caracterizado siempre; en una se puede apreciar a un buen mozo en pose de artista, con la guitarra al pecho, como acariciándola, como no queriendo dejar que agarre vuelo sola.

Se desconoce cuándo y cómo fue la primera participación de la delegación de Juchitán en la fiesta de los lunes del cerro, hoy conocida como la Guelaguetza.

Sambo'co'(Paperas) la inmensa mayoría de los pobladores de la región tenían por costumbre que cuando se les inflamaban los ganglios submaxilares ante la falta de médicos y medicinas alopatas optaban si la inflamación apenas empezaba se tomaba de las orejas al enfermo y lo levantaban del lóbulo, en algunos casos se lograba la sanidad y cuando esto no era posible, entonces se optaba por poner sobre la inflamación lodo en estado de descomposición y en cuanto éste empezaba a secarse, se retiraba y se volvía a aplicar nuevamente lo mismo hasta lograr desinflamar los ganglios.