22
Mon, Jul

Los zapotecas llamaron Pitao, (sierra), Pitóo, (Valle) y Bidóo (Istmo) a cualquiera de sus múltiples divinidades. Porque con los datos que nos llegaron los misioneros que vinieron con la Conquista, examinando las palabras que nos ha transmitido la tradición para significar las deidades de dicha raza, no es posible llegar la conclusión de que existiera en ella la creencia en el Dios infinito de las religiones monoteístas.

Dios mandó a sus hijos san Dionisio, san Mateo y san Francisco, que edificaran en quince días un templo cada uno donde pudieran llegar a ofrecerle oraciones. A cada uno, le dio permiso de hacerlo en el lugar que quisieran.

De San Vicente, patrón de Juchitán, se cuentan milagros armoniosos, entre otros haberes hecho él mismo santo.