12
Tue, Nov

Santo Domingo Tehuantepec, Oaxaca (Cortamortaja). - Este 2019, la ciudad de Tehuantepec, se ha convertido en un importante referente al trabajo cultural en varios aspectos. Dada su importancia histórica y cultural, se convirtió en la sede de la primera muestra internacional de cine del Istmo MIC.

El enlace de mayor impacto en el círculo literario mexicano, como apunta Adolfo Castañón, fue el de Alfa Ríos y Andrés Henestrosa, al que acudieron, además de familiares y amigos íntimos de los contrayentes, personajes como Manuel Rodríguez Lozano, Emilio Prados, Adalberto Arroyo, Antonio Vargas McDonald, Antonio Ruiz “El Corcito”, entre otros.

Justo Pineda*

Recopilación y transcripción de Víctor de la Cruz

La mujer espinaleña, antaño hogareña, fue envuelta en la influencia de la modernidad. Hasta un poco más de la mitad del siglo pasado, su vida transcurría abnegada al lado del esposo, “de su hombre”, dedicada a labores propias de su sexo como reza la costumbre zapoteca. Ella es la ama de casa que temprano hacía las tortillas en el comal después de llevar el maíz al molino de Onésimo “molinero”, y amasarla en el metate, poner la olla del atole y después la comida en la lumbre que produce la leña del bracero “lu dee” y en una mesa rústica o el reverso de una batea de madera servir el sustento a sus pequeños hijos. El marido, al campo, antaño fértil y productivo, trabajando desde el alba hasta muy tarde con su buena dotación de pozole de maíz cocido, cuuba, luego la memela, “bicúuni” y guetadxa acompañada de pescado horneado, salsa de tomate, cebolla y chile, o bela bihui bidxuni con menudencia y moronga, see bélabihui, que come a medio jornal, ahí en la milpa, bajo la sombra fresca de un caolote, lláana.

Esa mañana el sol apenas despuntaba. Escolástico Fuentes Bravo estaba sentado cerca del rio por donde serpenteaba con calma las aguas cristalinas del guigu bicunisa. Sus cabellos estaban encanecidos. Comenzaba a encorvarse, arrastraba la soledad, le pesaba tanto, que a veces parecía que en cualquier momento se derrumbaría. El sabor a fierro entre la boca, su mirada se iba por la sombra de los árboles, en una brusca ojeada que penetraba sin consideración el follaje de los Huanacastles.

Evaristo fue un campesino desde niño. Ya adolescente empezó a ganar fama como el mejor corredor del pueblo: Diez minutos hacía de su casa para ir a la milpa y diez para regresar. Si el ganado de alguien se volvía montaraz, y no quería bajar al pueblo, Evaristo lo correteaba por todo el monte hasta cansarlo y obligarlo regresar al pesebre de su dueño. Por eso y por bueno a Evaristo le llamaban el Venado, pero también era muy valiente

• Con función de Bala´na, Dixhaza celebra nueve años de formación como grupo de teatro.
Santo Domingo Tehuantepec, Oaxaca (Cortamortaja).- El grupo de Teatro Alternativo Dixhaza, inauguró un foro escénico en Tehuantepec que servirá como puerta al arte; será sede de diversas puestas en escena, así como de exposiciones fotográficas y pictóricas.