12
Thu, Dec

Dice Esteban Ríos:
“En este viaje incierto los guías son los poetas Roque Dalton, Otto René Castillo y el político Francisco Morazán. Con tinte rulfiano: “Vine a este lugar porque me dijeron que acá murió mi padre en su camino hacia Estados Unidos”, el migrante cuenta su historia de horror y miseria, que huyendo del odio y la podredumbre encontró la muerte en el Suchiate y hoy es un fantasma que despierta miedo a otros migrantes. La prostitución forzada y la violación son realidades crueles que viven las mujeres migrantes, carnes para una jauría que busca saciar su lujuria manchando la dignidad de muchachas vendidas por otros migrantes, y a veces por los mismos familiares”.


Era esperado el Presidente desde varios días antes de su arribo a la población, 4 de abril de 1940, a las tres de la tarde, a su vuelta de Tapachula, Chiapas. Todo el pueblo juchiteco salió a encontrarlo a la estación del ferrocarril al toque de alegres dianas, tronar de cohetes, repique de campanas y vivas entusiastas.

¿Quién no ha escuchado este hermosísimo bolero romántico? Por supuesto que es del dominio público. Incluso ha trascendido las fronteras nacional e internacional.

Sin importarme que en algún otro sector racial se repitan, he aquí algunos rasgos intrínsecos del aborigen zapoteca.

A propósito de la proximidad de nuestras fiestas titulares (escribo) las siguientes líneas (esperando) que los lectores de Juventud y el pueblo de Juchitán las analicen con la misma seriedad con que han sido escritas, con toda la buena fe que encierran. Esta crítica es de tipo constructivo; muy lejos de mi ánimo ha estado el deseo de molestar o de zaherir oficiosamente.

A fines de enero del mismo año de 1851, el arribo a Tehuantepec de una Comisión Científica de los Estados Unidos, alarmó al gobierno de Juárez que, prevenido por la política imperialista pérfida de nuestros vecinos, creyó que se trataba de iniciar la fundación de una colonia norteamericana en el Istmo, con los siniestros planes de apoderarse después, de esta importante región, como en 1836 lo habían hecho con Texas sus colonos.