16
Mon, Jan

Cuando se pregunta al escritor bilingüe Víctor Terán si vale la pena traducir textos como la Constitución Mexicana al zapoteco u otras lenguas indígenas, cuando los propios indígenas ni siquiera están alfabetizados en su lengua madre, el poeta no titubea en responder que sí. 

TA TEU BIDXI

Víctor Terán

Ndaani’ Guidxiguie’, nahuiniru’ binni ma cayabi bixhoze laa cadi guidxibi pa gu’ya’ huidxaagueela’, ti pa guidxibi binni racahuará, ne chaahui’ chaahui’ ribidxi ne rati. Rusiene bixhózenu laanu, guinabadiidxanu ti gue’tu’ xi canayuni canazá lade binni nabani, pa gucabi gue’tu’ di la?, naca be ti gue’tu’ cha’hui’ biree lade ca gue’tu’ ne stiidxa’ diuxi, canayubi guiní’, ti ganda guiziila’dxi’, xi biaanda’ laa ndaani’ guidxilayú; pa qui gucabi gue’tudi’ huaxa, cadi guigani ruaanu, cu’ dinu bia’ gándati’, ne guicaanu guinésanu ti guie ne gusinda’nu ni luguiá’ huidxaagueeladi’.

Cualquier ciudad, aunque sea pequeña, está dividida en dos; una es la ciudad del pobre, la otra es la ciudad del rico; y una con otra están en guerra. Platón, LA REPÚBLICA

Autodesterrarse del Soconusco puede servir para muchas cosas: dentro de ellas para olvidarse de los malos amores, de los días de infortunio, de sequías nada alentadoras para las cosechas, de madrugadas aterradoras y tantos otros males que devolverlos a la lengua no hacen falta, porque enseguida abren las heridas que aparentemente han quedado cicatrizadas por el correr de los años y la distancia que se tiene de donde uno habita hoy y vivió ayer.