27
Mon, Mar

Poemas de mar amaranto

Poemario
Typography

Un feliz encuentro entre jóvenes estudiantes de educación superior y un poeta chiapaneco, fue la presentación del volumen de poemas escritos por Balam Rodrigo, el pasado jueves en  Lidxi Giendabiaani’.

Convocados por el amor a la palabra, por la fiesta de la mar océano, acaso por la nostalgia de Jonás, los alumnos del Instituto de Estudios Superiores del Istmo de Tehuantepec acudieron para escuchar los comentarios vertidos en torno al libro Poemas de mar amaranto, publicado por el Gobierno del Estado de Chiapas; tal vez uno de los últimos editados por esa administración que está a punto de concluir su periodo.

En su intervención, el escritor espinaleño José Alfredo Escobar ponderó la madurez que se observa entre el anterior volumen de Balam Rodrigo (Hábito lunar) y el actual texto, pleno de referencias a un mar nutricio, dador de vida.

A lo largo de un par de cuartillas, seguidas con atención por el público, integrado también por una audiencia de otras edades y procedencias, Escobar habló de las imágenes y metáforas que brillan en los poemas de corto aliento.

Luego de escuchar a los presentadores y al propio poeta nacido en Villa de Comaltitlán, en 1974, los asistentes participaron en un interesante intercambio de comentarios, preguntas y respuestas, que permitieron asomarse al pensamiento del autor, a su opinión acerca del poeta y la relación con el entorno social; acerca de lo último, Balam Rodrigo señaló que el escritor es un hombre de su tiempo, pero ha de cuidar que la posición política no se vea traducida en los textos, pues se corre el riesgo de caer en el panfleto.

Un emotivo aplauso fue el colofón a esta actividad organizada por la Asociación civil Gubidxa soo, en coordinación con la Casa de la Cultura juchiteca y el Ayuntamiento local.

 

De: Naufragios de la voz
Balam Rodrigo

Una gota de alfil en movimiento
su inclinada grupa,
polífaga materia
de la que zarpan lunaciones
hacia el mar:

Sí –le dije-,
bendice con tus manos al amor
y su cardumen jubiloso.

De: Valva amarga y mar 
amaranto bajo el brazo

Balam Rodrigo

En esta hora sin alma
Descubro un golpe de gaviotas
En tu vientre:

De noche, las olas te preñas
Sin romper el pulso de tu sangre,
Y un sabor a sal se aferra mordiéndote los muslos.

La fruta enrojece bajo tu pubis marino,
Y anémonas bajo tu axila migran.

Lo sé:
La playa celeste de tu espalda
Es la casa perfecta para el sol.