24
Sun, Jan

RECONOCIMIENTO A SOLIDARIOS CON LIMPIEZA DE BINNI ZÁ - CAFRES DEL VOLANTE - CANTINA DEL “TÍO EMILIO EN EL ESPINAL

Deportes
Typography

Inicio esta columna con un reconocimiento a quienes en su propio beneficio y de terceros efectuaron con machetes, traspalas y desbrozadoras la limpieza de buen tramo en la carretera Juchitán-Espinal y el periférico en su sector norte, donde a pesar de tener que lidiar con algunos choferes de distintos carros mostrando una actitud DE LA PATADA al pasarles rozando a pesar de sus señalamientos preventivos, dejaron muy bien la zona, vaya entonces una felicitación a los habitantes de las colonias: Guadalupe, Tierra y Libertad, Che Gorio Melendre que con la Organización Ciudadana para la Liberación del Istmo (OCLI) que efectuaron esta actividad.

También la congratulación con agremiados al Sindicato Flores Magón que ya ha limpiado parte de la maleza durante semanas en la Unidad Deportiva Binni zá, de igual forma que los Bomberos de Juchitán, reforzando así el esfuerzo que siguen haciendo los propios ejercitantes del recinto en acondicionar ellos mismos su centro de práctica deportiva, ya que por parte de la autoridad municipal no hay eso “Autoridad” para obligar a que limpien los que cobran para hacerlo y que nadamás como gente DE LA PATADA están saqueando la tesorería cuando van por su sobre en el mejor de los casos y en otros con su “líder protector” que les da lo que quiere en las oficinas de su agrupación.

Y bueno, hace diez años que ya se empezó a incrementar en número la práctica del ciclismo sobre el boulevard Juchitán-Espinal por jóvenes y adultos, esto con miras a competencias y algunos para mantenerse con buena salud, precisamente en el 2006, frente a las instalaciones de la cervecería Modelo, un vehículo golpeó a un ciclista derribándolo y éste muchacho ya no pudo hacer su vida normal, truncó su sueño de llegar a competir dentro y fuera de la región. El cafre fue alcanzado en el crucero de Juchitán, lo rodearon los coequiperos del deportista y justificando que tenía prisa porque su hijo llegaría tarde a la escuela, les echó el carro encima y por poco causa un impacto con fatales consecuencias.

En este año, para no citar más momentos agrios que provocaron choferes DE LA PATADA durante lustros pasados, al parecer, ya se pusieron de acuerdo algunos conductores de autobuses de los amarillos y uno que otro de los Istmeños, además de traileros y no sólo en el boulevard Juchitán-Espinal, sino también hacia La Ventosa, como que hay premio para ver quien logra sacar de la carretera a los ciclistas, pegándosele hasta que derrapen fuera del asfalto, son cinco casos en este 2016, otros más a propósito esperan que un ciclista los rebase y se le emparejan, aceleran a fondo para que con el humo de su escape, ya sea de gasolina o aceite en combustión asfixie o empañe la vista de los mismos riéndose los cobradores de tal “hazaña” desde el estribillo, quizá nunca jugaron no canica estos señores DE LA PATADA o desquitan así sus traumas personales.

De la contaminación que provocan nadie dice nada, aquí se desearía la actuación de los “cuidadores ecológicos”, porque la mayoría de los autotransportes echan humo, hacen ruido a más no poder con sus escapes rotos, los de tránsito tampoco pueden hacer nada, los federales tampoco, puesto que ya hay acuerdos, las “mochadas” favorecen más desde los delegados de tránsito hasta a los comandantes de las corporaciones federales, de los ecologistas, su mirada está en las empresas eólicas, en las empresas transnacionales, ahí está asegurado su futuro con declaraciones en favor del ambiente, tratando de llegar a “conciliaciones en privado”, si no, miren cómo están viviendo ahora los que se pusieron contra Aurrerá, Soriana o las eólicas que ya están funcionando, ¿en qué han trabajado honestamente para tener las propiedades que hoy ostentan?, sin duda son elementos DE LA PATADA.

Es cierto que algunos ciclistas no toman las debidas precauciones, ya quienes pertenecen a algún club los están educando para conducir y no ocupen toda media carretera como lo hacen algunos que ya se sienten dueños de la misma, también deben tener respeto a la vialidad, es por su propia seguridad y no es nadamás para los que hacen deporte, sino para quienes por necesidad de acudir al trabajo que normalmente es a partir de las seis de la mañana sobre su bicicleta le pongan reflejantes o luces intermitentes, ya que la visibilidad en ese periodo es bajo.

Unos conductores justifican que se tiene que pegar a su derecha, por razón a que los mototaxistas que no muestran la mínima educación vial, toman el carril derecho que es para rebasar, pero que nadie puede decirles nada porque de inmediato les enseñan algún arma que portan y miradas retadoras cuando se les trata de persuadir a que deben conducir por su carril derecho, y bueno ya de los mototaxistas que por cierto no son todos, pero la mayoría sí que son prepotentes e incultos, gozan de protección y hacen lo que se les pega la gana, no son simplemente individuos DE LA PATADA, son mucho más que eso.

Otro problema con gente DE LA PATADA es de los que por ahorrarse un pequeño tramo, se meten sorpresivamente en sentido contrario, sobre todo en dirección de sur a norte en la carretera de Juchitán rumbo a El Espinal, unos lo hacen frente a conocido motel para no ser “cachados” viendo que no vienen carros pero no checan si vienen ciclistas, otros desde el retorno a la Escuela Particular “Señales educativas”, desde ahí se meten otros hasta llegar a una desviación hacia la izquierda para meterse rumbo a la unidad deportiva espinaleña, hay un personal de tránsito parado siempre ahí y no hace más que vigilar a taxistas que levanten pasaje en la zona porque lesionan intereses del servicio público espinaleño.

Amigos, en la próxima entrega, tocaré una denuncia que llegó a mi correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. , es con respecto a una cantina, burdel o espacio recreativo que se ubica en El Espinal, identificado como el negocio del “Tío Emilio”, donde se dice acuden niñas y jovencitos con uniformes de distintos colegios a entonarse con bebidas embriagantes, mismos que al salir hacen desfiguros y las autoridades en lugar de cancelar ese lugar, indican a los policías que cuando detengan a algún estudiante, lo reporten con los directores de las escuelas, cuando que habrían de entregarlos pero a sus padres que en mayor de los casos ignoran este vicio de sus hijos y acusan a los directivos de mentirosos, generando una “alcahuetería” y deserción escolar en gran medida, son padres orgullosos y solapadores DE LA PATADA. Hay mucho que comentar y si gusta abundar con respecto a este tema, envíeme sus comentarios al correo citado.