22
Thu, Aug

“Tigrillos de Unión Hidalgo” vuelven a rugir luego de seis décadas

Deportes
Typography

Istmo de Tehuantepec, Oax.- Escrito con letras de oro sus nombres en el libro deportivo de Unión Hidalgo, considerado hace seis décadas como el equipo de básquetbol más grande del Istmo de Tehuantepec, los sobrevivientes del icónico “Tigrillos” volvieron a reunirse en ameno convivio rodeados de familiares, recordando sus buenos momentos con sus tres estrellas ausentes porque ya juegan en la cancha celestial, los jugadores Pedro Marín, Julio Ruiz y Efraín García.


RUFFO ÁLVAREZ: Popularmente conocido como “El colorado”, ídolo en Unión Hidalgo a pesar de ser nativo de San Pedro Tapanatepec, se encargó de emitir el mensaje donde patentizó con lágrimas en los ojos por la emoción incontenida, que este reencuentro en plena primavera, fue de lujo, embeleso y regocijo, exclamando categórico: “TigrIllos es estrella que brilló y seguirá brillando por siempre, porque es historia, leyenda, tradición, pasión, fervor y gloria”
El Tapanero Colorado, mencionó las características de Tigrillos, equipo con defensa férrea, impasable, delantera letal, segura, dirección técnica excelsa, escuadra irrepetible con su fundador el Profr. Alejandro Pineda Carrasco y hasta el conductor del autotransporte en que viajaron para conquistar grandes campeonatos, ese vehículo llamado “El avión” y uno a uno los presentes fueron aplaudiendo a las estrellas de este súper equipo: Pedro Marín (El capitán), Samuel García (La ubre), Julio Ruiz (Soler), Efraín García, Felipe Morgan (Lipe Michi), Augusto Carrasco (Tito).
Correspondió al Profr. Augusto Carrasco Orozco hacer la crónica de un partido de antología que le ganaron a Lagunas que era el cuadro invencible de aquella época en la región pero Tigrillos de forma cardiaca triunfó 67-66 en cancha del Hospital Militar de Ciudad Ixtepec en 1973, culminando el programa protocolario con un momento que no olvidarán los jugadores de Tigrillos presentes, a cada uno se les entregaron singulares trofeos por parte de las madrinas Profesora Bertha García Castillejos y la familia Carrasco, ante la ovación de los congregados en conocido salón de Ranchu Gubiña.