22
Wed, May

Michelle Orozco Luis zapoteca de plata mundial

Deportes
Typography

-Subcampeón del mundo en duatlón de Pontevedra España con problemas físicos y mecánicos


Istmo de Tehuantepec, Oax.- El 18 de enero del año 2000, en la octava sección (Cheguigo) de Juchitán, se escuchó el llanto de un varoncito que fue cubierto con pañales blancos, mismo que se tiñó de rojo para cubrir el ombligo que sería enterrado bajo árboles verdes en su modesta casa esquinada en Argentina y Cuauhtémoc, ahora convertido en atleta con alto rendimiento y más merecimiento, esos mismos tres colores, Blanco (pañal), rojo (ombligo) y verde (árbol), unidos en la bandera nacional de México, envolvieron a Michelle Orozco Luis, a sus 19 años, en tierra ajena, Pontevedra, España, donde obtuvo el subcampeonato mundial de duatlón hace unas semanas.
Michelle, segundo de tres hermanos (Héctor y Kevin), creció en barrio popular, aún en calles sin pavimento, un río y canal de riego cercanos lo incitaban a mostrar su habilidad en la natación, corría en la arena retando a sus compañeritos que se escapaban al medio día para refrescarse en este Río de las Nutrias y el Canal 33.

Sus orgullosos padres, Héctor Orozco Martínez y Edith Luis Santiago, simpatizantes del deporte encauzaron su gusto por la ejercitación y se complacían con la “competencia familiar” que surgió entre sus hijos por ganarse mútuamente carreritas en las calles, en la escuela y les compraron bicicletas ya que les interesó el ciclismo cuando veían las carreras donde acudían a disfrutar, Héctor, el primer hermano se interesó más por la cultura y academia, Michelle y su otro hermano Kevin incursionaron al ciclismo competitivo.MichelleOrozco2

EL DESCUBRIMIENTO: Cuenta Michelle que por la TV y otros medios informativos seguía eventos deportivos, se aficionó al triatlón e incursionó jovencito en una primera carrera de este tipo, con salida en Playa Vicente, sin embargo al desconocer el movimiento de las olas ya que practicaba en el canal y albercas, perdió orientación y tiempo, pero asombró a un promotor de este deporte, Saúl López Burguete quien admiró la capacidad que tuvo para recuperar terreno sobre la bicicleta y luego en carrera a campo traviesa, por lo que empezó a incentivarlo hasta convertirse en su padrino y llevarlo a otros estados donde desde el año 2017 empezó a ganar primeros lugares, hasta que obtuvo un primer boleto para participar en FYN Dinamarca también de carácter internacional pero no pudo acudir por retraso en su pasaporte.

EL DETALLE: Su padre Héctor Orozco, presumiendo que su hijo con seguridad llegaría en el primer triatlón entre los primeros, invitó a familiares de otros lugares y alquiló camionetas para ir a apoyarlo, sin embargo el retraso de tiempo nadando en el mar le afectó, pero lejos de desanimarse, los mismos invitados felicitaron por el esfuerzo de esa experiencia y son los mismos que a través del internet se congregaron en este 2019 para saltar de alegría juntos en casa de la familia cuando vieron a Michelle llegar en el segundo lugar apenas un minuto atrás del Británico que ganó oro, y no era para menos, Juchitán tenía en España a un zapoteca subcampeón mundial.

LA MADRE: Viendo las primeras imágenes de su hijo Michelle al tomar la salida “Chiquito ante gigantes de los demás países”, doña Edith, nos comentó sumamente emocionada y con lágrimas de felicidad que desde el arranque hasta su llegada enlazó sus corazón con el producto de sus entrañas, “Yo quería estar ahí, darle mi sangre, darle mi fuerza, cargarlo hasta que cumpliera su sueño de sobresalir en el mundial, pero gracias a Dios lo hizo solo y estamos orgullosos de mi campeón” enfatizó la madre.MichelleOrozco3

DIOS CON MICHELLE: El talento, enjundia, preparación, coraje, determinación y espíritu de un auténtico guerrero zapoteca, pero con fe en algo más poderoso que los mundanos, hizo posible esta hazaña. Puesto que Michelle no durmió más que una hora y luego de que su único alimento 24 horas antes fueron chocolates y una lata de leche en Pontevedra, lógico como todo mexicano que no había sido figura viajó con lo que pudo, ignorado por los directivos del deporte en Oaxaca y México, mucho menos con equipo auxiliar que los asistiera en el evento, por lo que llegó a punto del desánimo, primero por el desvelo y luego por una pinchadura.

CASTA DE CAMPEÓN: Palabras de Michelle: “Me dije, ya estoy aquí, no voy a defraudar a los que me apoyaron para venir, daré todo lo que pueda, como éramos muchos y combinados con otras categorías, me puse vivo y coloque hasta adelante (así lo vimos) para salir bien, corrí con algunos calambres en los primeros cinco kilómetros de atletismo, estaba temblando de las manos, perdí unos segundos pero como llegué junto con los de Gran Bretaña, estados Unidos y nueva Zelanda, no me afectó tanto, subí a la bicicleta donde igual ya nadamás llegué unos dos minutos atrás de británicos, ellos iban en equipo de hasta ocho, yo solito, pero nunca perdí ánimos…

Dios me acompañó en los últimos kilómetros de ciclismo porque se me clavó una tachuela en la bicicleta y afortunadamente ahí se atoró, no se salió (enseñó la foto) y con el poco aire en la llanta pude llegar, tanto me temblaban las manos que ya no me amarré los tenis y corrí los últimos cinco kilómetros, faltaban mil metros, ahora se me acalambraron las dos piernas, sentí que ya no podía, pero volteé y observé que venían varios metros atrás los demás, entonces aunque arrastrándome debía llegar a la meta, pero lo hice corriendo, ahora que escucho las palabras de mis padres, de mis hermanos, de la familia, de los amigos, sé que unieron sus fuerzas y doy las gracias porque con ese poder que me enviaron soy subcampeón del mundo”MichelleOrozco4

LA RECEPCIÓN: Autoridades de Juchitán encabezadas por el edil Emilio Montero Pérez, nutridos paisanos de Michelle, recibieron como se merece al medallista de plata, con collares de guiéchachi, mariachi, banda de música y mucho cariño, así como admiración, se le homenajeó en el Monumento a los Héroes del 5 de Septiembre, para luego recorrer algunas calles, pasar por el centro y llevarlo a su domicilio ahora ubicado en la Colonia 15 de septiembre.
MEDALLAS Y TROFEOS: Incalculable las preseas que lucen en la casa de la familia Orozco Luis, varios son de Kevin y mayoría de Michelle, tendrían que buscar otro espacio para exhibir materialmente sus triunfos, pero el terremoto del 2017, destruyó las vitrinas que resguardaban buen número de trofeos y ahora se aseguraron los restantes entrando a su vivienda, sin duda necesitarán más paredes y estantes porque seguirán los triunfos por parte de esta familia que tiene bajo su techo al subcampeón mundial de duatlón 2019, Michelle Orozco Luis.