08
Wed, Apr

Las vigilancias comunitarias  del Istmo de Tehuantepec

El proyecto piloto en el estado de Oaxaca, tiene la finalidad de reunir a un mínimo de 120 ganaderos o productores del campo de Juchitán y Espinal, debidamente identificados, entrenarlos  y luego dotarlos de armas para ayudar a los operativos de vigilancia , principalmente de las zonas rurales donde se registre el delito de abigeo, todo bajo la vigilancia del Ejército y  Seguridad Pública de Oaxaca.
Istmo
Typography

• Palomares, el bajo mixe, Juchitán y Álvaro Obregón

I

Los primeros: Álvaro Obregón 

En el Istmo de Tehuantepec conviven  cinco etnias  en 42 municipios ( Chontal, huave, zoque, mixe, zapoteca), los grupos indígenas que habitan en las zonas más rurales  y olvidadas de esta compleja  franja ístmica , se han organizado para defenderse,  ya sea de la inseguridad, la violencia o para proteger su territorio de proyectos trasnacionales. 

En las comunidades de difícil acceso, como el Bajo Mixe,   la Sierra Mixe Zapoteca,  la zona mareña y Los Chimalapas, siempre han contado con sus propias policías comunitarias, elegidas por la asamblea del pueblo e integradas  por  los famosos “topiles”, que no portan armas, sólo toletes,  son los vigilantes de los caminos, los límites y brindan apoyo en los trabajos comunitarios. Además de contar con el aval del gobierno en los tres niveles. 

Los primeros que hicieron visible y público una policía comunitaria sin aval de la Secretaría de Seguridad Pública o cualquier otra instancia de gobierno en la región, fueron  los  denominados  Biini Guipa Guidxi (Policía comunitaria) de Álvaro Obregón, agencia municipal de Juchitán, en febrero del 2013.

En Oaxaca  sólo se reconoce dos grupos de autodefensas  o dos puntos rojos; Santos Reyes Nopala y Álvaro Obregón. Aunque en esta comunidad  zapoteca, se  organizaron a raíz de la intención de la empresa Mareña Renovables de  utilizar el camino que lleva a la Barra de Santa Teresa en la Laguna Superior para trasladar  maquinarias y construir el parque eólico San Dionisio.

A partir de entonces  formaron la Asamblea del Pueblo de Álvaro Obregón, Concejo de Ancianos y surgió lo que llamaron “policía comunitaria”, conocido  en otro espacio geográfico de México como  “grupo de autodefensa”.

En  esta parte del sur oaxaqueño, la policía comunitaria no cargan   R15 , mucho menos  AK47, apenas y portan  machetes, piedras , resorteras y palos. A diferencia de  sus contrapartes de Michoacán, no persiguen narcotraficantes, se limitan a correr  del pueblo a políticos de la COCEI y del PRI , así como a  empresas trasnacionales. 

Ellos, se distinguen portando una playera negra con la rotulación en el pecho  Biini Guipa Guidxi (Policía comunitaria), pantalón negro y una gorra verde. En la última asamblea del pueblo, se resaltó el gran trabajo que han realizado como vigilantes de Álvaro Obregón. 

En Álvaro Obregón no entra la policía municipal ni la estatal, sólo el Ejército y la Marina, la presencia se ha registrado en días de elecciones o después de confrontaciones entre la asamblea y opositores.  La policía comunitaria realiza rondines por el pueblo en una camioneta de la policía municipal con el número 021.

El  22 de marzo fueron  detenidos 12  integrantes   por agentes de la policía municipal de Juchitán en el ejido Emiliano Zapata y fueron  puestos a disposición del Ministerio Público por el delito de “estar en la ilegalidad”, después de varias horas salieron libres. Hasta el día de hoy continúan operando en la agencia sin respaldo institucional.

 

Grupo comunitaria que no porta arma y se opone a las empresas trasnacionales

II

El Bajo Mixe: Policías comunitarias 

A principios del  año, en febrero exactamente, 13 comunidades mixes y mixtecas de la zona norte del Istmo de Tehuantepec (Zona húmeda) conformaron el mismo número de policías comunitarias y puestos de revisión para combatir la inseguridad que azota la región del Bajo Mixe (Límites entre el Istmo y Cuenca)

En una reunión efectuada en el Ejido Revolución, perteneciente a San Juan Guichicovi, se dio el encuentro de autoridades de los municipios de San Juan Mazatlán, San Juan Cotzocón y San Juan Guichicovi, que tuvo la finalidad combatir el clima de violencia e inseguridad.

La determinación de conformar las 13 policías comunitarias y puestos de revisión en puntos estratégicos de la región del Bajo Mixe, la tomaron después del secuestro de una menor de edad de la comunidad de María Lombardo el 13 de febrero, que después de un día de movilización fue entregada con vida en Sayula, Veracruz.

Las autoridades comunitarias se cansaron en denunciar  la difícil situación que se vive en la región, donde en los últimos primeros meses del año  ocurrieron más de 15 secuestros y múltiples actos de extorsión, asaltos y robo de ganado.

La incomunicación por lo difícil de los accesos en los caminos, la señal de teléfonos celulares  casi nula, la incompetencia de los cuerpos policiacos y la corrupción de jueces favoreció  el crecimiento de las bandas de delincuentes en la zona.

Las comunidades, amparadas en el sistema de Usos y Costumbres, se organizaron y colocaron en las entradas de sus poblaciones plumas (barreras de acero que impiden el paso), cadenas y puestos de observación, además de vigilantes que están las 24 horas en los accesos. 

 

III

Palomares : Autodefensa

Hace dos meses, el 14 de septiembre, en Palomares, perteneciente a Matías Romero, se instauró el “toque de queda” a partir de las 10 de la noche , el que desobedece llega a pagar mil 500 pesos y termina en la cárcel de la agencia, el aval de esa decisión comunitaria lo dio el agente Fernando Rasgado Díaz. 

El hecho que detonó esta decisión y la instauración de un grupo de autodefensa, sin aval y sin armas,  fue el ataque que sufrió la noche del 13 de septiembre el  sacerdote Victotorino López Nolasco, titular de la parroquia de Palomares.

El cura fue golpeado por personas no identificadas, quienes lo hirieron  con una pistola, abriéndole la cabeza, lo amarraron y lo dejaron inconsciente, además de robarle sus pertenencias y su automóvil. Este asalto causó gran indignación porque cuando se requirió la intervención de la policía estatal, los oficiales contestaron que necesitaban órdenes por escrito.

Además del asalto al sacerdote,  dos grupos delictivo;  Sureños 13 y Pitufo 14 han saqueado escuelas, como la  primaria "Emiliano Zapata", además de realizar infinidad de    asaltos a casas y ranchos.

Los habitantes denunciaron  que siempre fue  recurrente la negativa de la Policía por acudir a sus llamados aduciendo la falta de gasolina. El clima de inseguridad los obligó a conformar el grupo de autodefensa encabezados por su líder  Comandante del Sur, vigilando principalmente los núcleos rurales  de la zona  montañosa que colinda casi con Veracruz y Chiapas.   

 

Palomares , iglesia católica del cura atacado por  un grupo delictivo
Palomares , iglesia católica del cura atacado por un grupo delictivo

VI

Juchitán: Cuerpo de Defensa Rural 

Roberto Sánchez Regalado, coloca en la mesa de recepción del Ejército Mexicano,  en un apartado de la comandancia de policía municipal,  su escopeta de caza, un arma de bajo calibre que es registrado por las fuerzas federales. Con  esto se suma a la petición de las autoridades de registrar  el arma que tiene para defender su patrimonio y su familia. 

El pequeño ganadero perteneciente a la Asociación Ganadera Local, junto con 150 de sus compañeros, recibió con alegría  el anuncio de la creación del Cuerpo de Defensa Rural , que no es más que 120 ganaderos que portarán armas y serán entrenados por  Ejército de Ciudad Ixtepec ,  que tendrán como fin coadyuvar  en las tareas de vigilancia.

“Hemos sido lastimados en gran manera por los cuatreros, siempre nos roban el ganado. En el mes de octubre nos robaron 50 cabeza de ganado, en lo que va de este año, nada más de nuestra organización se llevaron  100 cabezas. Es un golpe fuerte a nuestra economía y patrimonio”, explicó en zapoteco.

Cansados de la denuncias, hartos de que los órganos de justicia no logren parar el problema del abigeato y desesperanzados por la falta de garantías a los testigos, los ganaderos como Roberto propusieron la creación de una especia de  órgano de vigilancia  rural, parecido a las “autodefensas”, pero avalados por el gobierno federal, estatal y municipal.

“No tiene caso denunciar, nadie quiere ir de testigo, creo que lo mejor es crear un grupo  con nosotros mismo, que conozcamos la zona, los caminos, los ranchos, como los autodefensas, pero nos alegra saber que nos apoyará el gobierno.”

Este cuerpo de defensa  vigilará toda la zona del istmo con sus ocho microrregiones  desde la sierra Mixe Zapoteca, hasta los límites con Chiapas,  Veracruz  y la Costa, además de la zona centro, los operativos se realizarán  en conjunto con la policía municipal y estatal.

El proyecto piloto en el estado de Oaxaca, tiene la finalidad de reunir a un mínimo de 120 ganaderos o productores del campo de Juchitán y Espinal, debidamente identificados, entrenarlos  y luego dotarlos de armas para ayudar a los operativos de vigilancia , principalmente de las zonas rurales donde se registre el delito de abigeo, todo bajo la vigilancia del Ejército y  Seguridad Pública de Oaxaca.