27
Thu, Feb

Elí deja legado de trabajo en los derechos humanos y lucha contra el SIDA

Istmo
Typography

-Amigos, alumnos y compañeros en la lucha contra el SIDA se reunieron para recordar al activista

Gerardo Valdivieso Parada

Juchitán, Oax.- Maestro exigente en el aula, buen amigo fuera de ella, comprometido con las causas de los más débiles, incansable promotor de la prevención frente al VIH-SIDA, visionario, que deja para los activistas un legado de trabajo pues deja su ejemplo y tareas pendientes de terminar y en la que confió en que sus amigos completarían en el trabajo del activismo, así fue recordado Elí Bartolo Marcial por sus amigos durante la inauguración de la exposición “Tren de vida de Elí en la lucha contra el sida".

Con un diseño original las fotos fueron colocadas en la pared de la Regiduría de Equidad y Género, que dirige Antonia Pineda, en donde las palabras de bienvenida estuvieron a cargo de la presidente de Gunaxhii Guendanabani Yudith López Saynes, quién recordó a un Elí bromista en el trabajo de la lucha contra el SIDA.

El actor Sergio Santamaría encargado de cortar el listón inaugural y que viajó de la ciudad de Oaxaca para participar en esta exposición dijo que el Día de lucha contra el SIDA no era un día de festejar si no de reflexionar, recordando que las cifras de personas que han adquirido el virus del VIH están aumentando por lo que dijo hay que redoblar esfuerzos para hacer conciencia sobre los peligros del virus.

Alumnas de Elí Bartolo en la Universidad Pedagógica Nacional (UPN) con sede en Ixtepec, bosquejaron a un maestro estricto, que exigía puntualidad y que los dejaba fuera cuando llegaban tarde, que aunque con la pérdida de la vista tenía tan agudos los demás sentidos sabía ubicar perfectamente a sus alumnos y sus nombres y tenía el control de la situación de su clase.

Un maestro de no sólo un bagaje impresionante si no que sabía dar la clase y era directo con sus alumnos, “aquí el que viene aprender aprende” lo rememoran sus alumnos, siempre ofreciéndose para cualquier consulta a cualquier hora, para escuchar y dar consejo. Fuera del aula era amigo para compartir un refresco.

Para las activistas de la lucha contra el VIH lo definieron como una persona que les infundía confianza y que los aventaba a los retos personales y a los compromisos y el trabajo.

Elí hasta el últimos de sus días trabajó y tenía planes a futuro como la asociación civil Las otras hijas de San Vicente una organización que está orientada a trabajar con los sectores diversos, un proyecto de la cual había puesto simeintos, queda ahora un trabajo por delante, dijeron las activistas.