25
Thu, Feb

Un poco de alcohol sobre la ruta del sueño americano que buscan los migrantes hondureños

Istmo
Typography

Juchitán de Zaragoza, Oaxaca (Cortamortaja).- Pareciera que no solo es el sueño americano lo que van buscando algunos de los migrantes que vienen en la caravana procedente de Honduras.

Sol, mar, arena y unas cuantas botellas de cervezas forman parte también del sueño de los migrantes que vienen en la caravana procedente de Honduras, y que no desaprovechan su estancia en esta ciudad, para ir a distraerse a las frescas palapas de Playa Vicente, gozando de las paradisiacas playas, que los istmeños gozan.
A pesar de que en días pasados el ayuntamiento municipal dio a conocer a través de un comunicado que en los días 30 y 31 de octubre se iniciaba con la Ley Seca, ante la llegada de los centroamericanos para evitar accidentes e incidentes que pudieran poner en riesgo la integridad de los mismos, sin embargo, este día un grupo de migrantes de la caravana, se encontraban disfrutando en completo estado de ebriedad en una de las palapas ubicadas en espacios de la playa local, sin que nada ni nadie lo pudiera evitar, el jolgorio en la que se encontraban los desesperados migrantes que persiguen el sueño americano .
Cabe señalar que este no es el único día, ni el único lugar en que los centroamericanos han sido vistos ingiriendo bebidas embriagantes, durante la mañana y parte de la tarde noche de ayer, varios de ellos se observaron en expendios de cervezas, consumiendo estos productos al por mayor, esto luego de recolectar algunas monedas entre la población y que originalmente indicaban seria para adquirir alimentos. Es preciso subrayar que no son todos, solo algunos los que optan por embriagarse.

Esperemos y las autoridades hagan algo al respecto, pues no es posible que la ciudadanía juchiteca este respetando las indicaciones dadas por el ayuntamiento en relación a la Ley Seca, los días y horarios establecidos, y permitan que los integrantes de la caravana de migrantes, rompan con estas ordenanzas bajo la complacencia de los expendios por donde pasan emborrachándose sin control alguno.