12
Mon, Nov

Xquipi’ Guie’ dani, un ombligo al pie del cerro zapoteca

Istmo
Typography

En el cartel de la película Xquipi’ Guie’ dani (El ombligo de Guie’ dani), Sótera Cruz, la adolescente protagonista, nacida en Juchitán, mira con firmeza hacia un horizonte lejano, detrás se observa un paisaje rural, el que se deja, para ir a la capital del país. A un lado del afiche se mira a la misma actriz, a la coprotagonista Érika López y al director Xavi Sala, sentados en un agradable comedor de Santa María Xadani, para conversar en torno a la cinta mencionada.


Luego del estreno mundial del filme en el Festival de Cine de Chicago, el pasado 13 de octubre, y de su participación en el Festival de Morelia, hace una semana, “El ombligo…” se presentará en diversos sitios del Istmo, el primero será este viernes, en esta comunidad zapoteca, ubicada a 8 kilómetros de Juchitán.
De la película habla Xavi Sala:
“Xquipi’ Guie’ dani está confrontando mucho en los lugares en los cuales se ha presentado, y es normal, porque a nadie le gusta mirarse en el espejo y encontrar defectos, a pocos les gusta reconocer que los pueblos originarios son muy discriminados, que su lengua, su vestimenta, son mirados con desdén.
“Y en ese sentido, yo quiero inspirar a la reflexión, no a la confrontación, para contribuir a que el orgullo identitario de los pueblos esté más fuerte que nunca. El ombligo… es una apología que hago de la rebeldía frente a la intolerancia y la injusticia”.
Mientras se escuchan cerca anuncios que se dicen en zapoteco, por medio de un altavoz, Xavi Sala continúa:
“Lo primero que yo quería cuando empecé la filmación, era que la vieran todos los paisanos istmeños y principalmente de Xadani, porque la historia comienza aquí. En efecto, contamos con poco presupuesto para hacerla, pero aquí encontramos mucho calor humano y mucha cooperación, por supuesto que hallamos mucha disposición de Sótera”. Y Sótera sonríe un tanto apenada, con una sonrisa que deja entrever sus apenas catorce años.
“Queremos invitar a los habitantes de Xadani, de Juchitán, Salina Cruz, Ranchu Gubiña, y el resto del Istmo, para que asistan a las proyecciones que vamos a hacer con mucho amor.
“Es muy importante que la gente vea la película y se conecte con ella, porque está hecha para los espectadores, donde el protagonista principal es el zapoteco.
Xadani2
“Estamos llevándola a todo el mundo, para que vean las características de la lucha identitaria de este pueblo tan guerrero, y que tiene unas mujeres más aguerridas que en ningún lado.
“Es Importante que la vean y se sientan orgullosos de su cultura y no claudiquen ante los que quieren aniquilar todos los signos identitarios de la comunidad zapoteca o de cualquier otro pueblo originario del país”.
A la pregunta de cómo surge la idea de hacer la cinta en Xadani, el director responde:
“Soy mexicano de origen catalán y tenía una identificación muy grande con la lucha identitaria de los pueblos zapotecas y los problemas que yo veía en torno a la vergüenza por el idioma; por desgracia las culturas dominantes siempre han querido y quieren eliminar a lenguas como el catalán, como el zapoteco y otras lenguas mexicanas.
Debo decir que además me marcó mucho haber visto en Ciudad de México el clasismo y el racismo que aún muestran no sólo las clases altas sino también cierto sector de la clase media”.
A unos metros del lugar de la conversación, los dueños del comedor desayunan pescado frito, queso fresco, tortillas horneadas en comixcal, acompañado con oloroso café; en ese entorno, Sótera Cruz cuenta:
“Al participar en la filmación aprendí muchas cosas, sobre todo a no sentir vergüenza por hablar mi lengua, al contrario, tenemos que conservarla con mucho orgullo, enseñarla a nuestros hijos, los que vienen”.
Con cierto nerviosismo, la jovencita que recibiera del Festival Internacional de Cine de Morelia un reconocimiento especial por su actuación, dice escuetamente: “Me animé porque supe que era en zapoteco y así asistí al casting”.
Luego, Erika López, nacida en este pueblo, recuerda cómo fue su acercamiento a la película:
“En primera, yo no sabía que iba a ser actriz; regresé de trabajar en Monterrey, cuando mi cuñado me dijo que andaban buscando a una actriz; al momento ni me emocioné, pero asistí al casting; después, al conocer al director, me dije, qué tal si sí lo soy.
“Agradezco a Xavi, él me dio la confianza para estar frente a la cámara. Y lo pude hacer, luego conocí a esta chamaca y la considero una hija más, aunque un poquito rebelde”, dice mirando a Sótera.
¿Hay planes de continuar en la actuación? se le cuestiona, y contesta sin pensarlo: -Esperemos a que venga de nuevo Xavi sala -el aludido acota:
“No creo hacer en breve otra película aquí, me encantaría, con estas mujeres yo me iría hasta el fin del mundo, pero este proyecto ha sido muy agotador, llevamos cuatro años y seguimos con la promoción. Aunque la filmación fue de tres semanas y tres días, pero el trabajo previo fue intenso, por ejemplo, encontrar a Sótera me llevó dos años”.
Por el altavoz se escucha otro anuncio que en zapoteco invita a la población xadaneña a la proyección de Xquipi’ Guie’ dani, mañana viernes, nueve de octubre, en el palacio municipal, a las ocho de la noche.
La entrada es gratis, aclara la voz femenina.