27
Thu, Jun

Las ermitas de San Dionisio dañadas por los sismos siguen siendo objeto de ceremonias

Istmo
Typography

San Dionisio del Mar, Oax.(Cortamortaja)-- A más de un año y medio del sismo del 7 de septiembre cerca de 40 capillas ubicadas en toda esta población están dañadas incluida la iglesia dedicada al Santo Patrón que se encuentra apuntalada y a la que no tienen acceso los pobladores ni a la realización de actos religiosos, aunque la efigie de San Dionisio está adentro.

Cuando la comunidad no cuenta con autoridad municipal la mayoría de estos pequeños templos están cerrados y sin ninguna atención con todo y que muchos son construcciones antiguas de tejavana, aunque tienen especial simbolismo para el pueblo ikoots.

Los vecinos se han propuesto arreglarlas con el trabajo de tequios pues no existen recursos para repararlos ya que a casi seis meses no hay autoridad municipal y los recursos destinados a este municipio no han aterrizado.

Jorge Castellanos Pino, autor del libro “Huellas del pasado y del presente” que aborda las particularidades de esta población explicó que estos pequeños templos que llaman “ermitas” están dedicadas a varias figuras religiosas como La Candelaria, San Antonio de Padua y a diferentes cruces.

La creencia y la fe de los mareños hacia estos espacios sagrados los lleva dirigirse a ellos para hacer ritos de curación y dejar velas, como cuando el nahual es dañado, cuando alguno sufre de espanto, o cuando el espíritu de un muerto afecta una persona viva, los curanderos recomiendan ir a rezar a determinada ermita, por lo que éstas son objeto de ceremonias todos los días, explicó el historiador.

San Dionisio del Mar es un pueblo que todavía conserva algunos antiguos rituales como las ceremonias en la Isla de Cerro Cristo ubicada en medio de la laguna superior, una de las islas a las cuales corresponde a este pueblo ikoots.

La visita a Cerro Cristo se hace en abril y por influencia cristiana está dedicado a Cristo Rey y al Niño Prodigio “hijo del santo patrón” explicó Castellanos Pino, quien asegura que las ceremonias y la fiesta duran una semana ya que ahí mismo pescan lo que van a comer y se abastecen del totopo necesario.

Los ritos ceremoniales se realizan en una cueva que antecede a un pequeño pirámide de tres pisos en donde se ofrecen flores y copal, los ikoots realizan rezos y ejecutan los instrumentos musicales tradicionales de la flauta y tambor, detalló.