22
Sun, Oct

Participan 50 bikers en exhibición BMX en Zacatecas para reunir apoyo para damnificados de Juchitán, Oaxaca

Mexico
Typography

Carreras, saltos de longitud y saltos de figura conformaron la muestra

Los participantes, desde niños hasta adultos, dieron un espectáculo de más de 3 horas

Carreras, saltos de longitud y saltos de figura, rock de fondo y buena voluntad fueron la combinación expuesta el pasado domingo en Plaza de Armas de la capital de Zacatecas, donde cerca de 50 bikers, desde adultos hasta niños, brindaron un espectáculo lleno de adrenalina con el fin de recaudar víveres y otros artículos para los damnificados de Juchitán, Oaxaca, luego de que este municipio resultó ser uno de los más dañados del país por los sismos registrados en septiembre pasado, desde el primero de ellos, el ocurrido el día 7.

En este evento, el cual duró más de tres horas, el rock, específicamente el metal, unió a deportistas, unió aficiones y fue uno de los factores que reunió a quienes apoyaron en una noble causa.

El organizador de este encuentro de ciclismo en su modalidad BMX (Bicycle Motocross), el Club de Bicicross BMX-ZAC, convocó a personas de todas las edades, de manera que participaron tanto adultos y jóvenes como adolescentes y niños, entre estos últimos, por ejemplo, Metztli González, una niña que a sus 11 años de edad ya corre en el Circuito Nacional de Bicicross. También figuró otro niño de la misma edad, de nombre Luis Ángel González, y otros más pequeños.

Algunos de ellos radican en la ciudad de Zacatecas y otros en el municipio de Guadalupe, y a la mayoría les gusta, o al menos les agrada, el rock, por lo que, entre otras agrupaciones, asistentes y participantes disfrutaron de Guns N’ Roses y su Knockin’ on heaven’s door.

El metal estuvo presente en carreras y en saltos de longitud por parte de los niños y los expertos, estos últimos quienes realizaron saltos de hasta 10 metros y medio de longitud, mientras que los niños y adolescentes, de hasta 5 metros y medio.

Dicho género musical también acompañó saltos de figura como backflip o salto mortal, giros de 360 grados, tailwips, suprema, can-can, candy bars, cóndor, suicidas o sin manos, nothing, dobles can-can y barspin.

Las acrobacias realizadas mostraron las destrezas de sus ejecutantes. Por ejemplo, en los saltos más complicados, algunos de los participantes lograron una altura de unos 2 metros, a partir de mesa o tabla de rampa, aunque tomando en cuenta desde el suelo, la altura aproximada fue de 3 metros y medio, casi llegando a los 4, como fue el caso, entre otros, de los apodados “El Pirris”, “Hoffman”, “El Topo”, “Tortu” y “El Rata”, este último uno de los organizadores del evento y cuyo nombre es Abraham González Ibarra.

En total, fueron colocadas dos rampas, de acuerdo a la dificultad que demandaron los trucos, y las que, luego de haberse mojado por la lluvia que cayó por cerca de una hora, siguieron con su cometido de ser la superficie esencial para la ejecución de saltos y para el paso de bicicletas especiales para dirt o salto, de rodada 20, en el caso de los expertos, y bicicletas con llantas delgadas especiales para race o carreras, en el caso de los menores.

Dado que se trató de BMX, cascos, rodilleras, coderas y el resto de aditamentos que requiere esta modalidad fueron parte del espectáculo que brindaron estos riders adictos a la adrenalina, al deporte y al rock, a fin de dar una digna exhibición a cambio del disfrute y la solidaridad hacia el pueblo oaxaqueño.

Respecto a la donación de víveres y otros artículos para los damnificados de Juchitán, el público respondió favorablemente, de manera que, en palabras de José Luis González Ibarra, otro de los organizadores, se lograron los dos objetivos: recabar apoyo para los afectados, y que los participantes y los espectadores se divirtieran.

El evento organizado por el Club de Bicicross BMX-ZAC recibió, además, el apoyo de Protección Civil, en atención a cualquier incidente que pudiera suceder.

Fue un espectáculo de deporte extremo, lleno de energía y alimentado por la buena voluntad, donde la lluvia y el cambio de día (ya que, en un inicio, se desarrollaría un día antes) no modificaron su esencia.

Con información de La Jornada