20
Sat, Jul

Debido a la falta de regulación, coordinación y registro de la Secretaría de Relaciones Exteriores, dirigida por Luis Videgaray Caso, a los donativos de 22 países para la reconstrucción en México tras los sismos del 7 y 19 de septiembre de 2017, continúa la duda sobe el uso y destino de los recursos por más de 3 mil 413 millones de pesos, determinó la Auditoría Superior de la Federación.

En la crisis migratoria que vive México en la frontera con Guatemala, hay un personaje que ha pasado desapercibido desde el punto de vista de las responsabilidades políticas de haber provocado el conflicto político con Estados Unidos. Es el padre Alejandro Solalinde, fundador del albergue “Hermanos en el Camino”, a quien se le puede adjudicar la paternidad de las visas humanitarias que otorgó el gobierno mexicano sin control desde diciembre, y de la política de brazos abiertos a inmigrantes de la Secretaría de Gobernación. Solalinde, a diferencia de todos los funcionarios involucrados, no tiene que rendir cuentas a nadie, ni estar sometido al escrutinio público, pero su influencia sobre Andrés Manuel López Obrador metió al Presidente y al país en una situación incómoda y de amenaza permanente desde Washington.