02
Tue, Mar

Ya no más agresiones, ya no más sufrimientos, ya no más ...Carolina.

Seguridad
Typography

Juchitán de Zaragoza, Oaxaca (Cortamortaja) 19 de febrero de 2021.- Nunca se sabrá si fue amor o miedo, lo que por mucho tiempo mantuvo a Carolina a lado de un hombre que pareciera que su misión, era maltratarla, marchitarla, al grado tal, de arrancarle la vida..

Más de diez años Carolina soportó a un hombre que desquitaba su furia en ella. Sobre ella cayó el odio, la frustración de un hombre, que descargó en ella todo su odio, diez años lo que está mujer soportó, porque dentro de su memoria maltratada, tal vez llegó a pensar que algún día su pareja cambiaría, como muchas piensan y creen. Nadie cercano a ella se explica y entiende que fue lo que hizo que esta mujer soportara tanto maltrato. Cualquiera que haya sido la razón, nada justifica tanta agresividad en contra de un ser. Carolina quiso en alguna etapa de su vida, ser una excelente esposa, una maravillosa madre, lo que no se pudo realizar debido a que el monstruo de su pareja, cegó la vida del pequeño retoño que florecía en su vientre y el privó la posibilidad de ser madre, dar vida, como uno de los procesos naturales de la mujer y que solo ellas pueden dar.

Hoy, Carolina descansa, libre de dolor, un descanso y un dolor que no debía de ser de esta forma, en medio del coraje, el odio y los golpes, entre la desesperanza y la agonía en vida al que le sometió su pareja. Carolina no volverá a sonreír y correr como ella hubiera esperado que en algún momento ocurriera junto con su pareja al que ella le dio parte de su vida y le pago quitándosela. Carolina estará ausente de amigos y familiares y formará parte de una estadística más de femenicidio que registra el estado, que por cierto es el que cuenta con mayor número de muertes de mujeres en el país.

Y las autoridades, en su marasmo que lastima y ofende, se mantienen en silencio y ofrecen el trofeo de la detención de agresor, eso no resuelve nada, por el contrario enciende el coraje, hacia los encargados de la impartición de justicia que pudiendo hacer mucho no hacen nada, las autoridades que se alza con el triunfo de la detención de un asesino pero cuantas Carolinas viven esa angustian y nadie las oye, nadie las ve y esperan la estocada final que terminara con sus vidas.

La historia de “Caro” no se olvidará fácilmente. La historia de esta mujer estará presente en muchos lugares.