17
Sun, Jan

La Visita Presidencial

Opinion
Typography

“México y los mexicanos han tenido una relación de respeto de parte del presidente Donald Trump, es lo que se ha visto desde que somos gobierno” afirmó el presidente López Obrador en respuesta a los que cuestionan su visita a Estados Unidos y a los que llamó sus adversarios. Sin embargo, si observamos la actitud un tanto inestable y voluble del mandatario del país vecino y su talante soberbio, racista y lo mucho negativo de su personalidad, seriamente va a seguir atacando a nuestro país como al parecer ya es su costumbre cuando le conviene hacerlo.

El señor Trump, ha sido hostil, grosero y prepotente, hacia México y los mexicanos.
Nos ha tratado como criminales y esa postura, difícilmente la va a cambiar. A menos que en alguna coyuntura le convenga, como ha sucedido desde que ocupa la Casa Blanca. El gobierno de México, triste es reconocerlo, ha tenido una política que más semeja a sumisión hacia Trump. Ahí está el papel de la Guardia Nacional que está bloqueando la frontera Sur al paso de los migrantes. Ni en el tiempo de la diplomacia gringa del “Gran Garrote”, México jugó ese papel. En 1961, cuando Cuba, por consigna de EU, fue expulsada de la OEA, nuestro país votó dignamente en contra. Fue el único país que mantuvo relaciones con la Isla. Claro que hoy la situación es distinta, pero justo para que nuestro gobierno asumiera con dignidad su política exterior. No se trata de pelear, se trata de hacerse respetar. Por otra parte, y en abono para quienes piensan que la visita es inoportuna, a nuestro presidente no se le dará el trato de un Jefe de Estado. El protocolo de la visita, según nota periodística, está desorganizada. El ambiente en Washington es de escepticismo. No hay tema relevante, el Tratado Comercial ya entró en vigencia. Habrán, eso sí, problemas que se irán presentando en su operación. Difíciles para el gobierno mexicano, precisamente por las políticas públicas que se están adoptando y que, en muchos casos rompen las reglas y compromisos adquiridos para la inversión extranjera. Y esos puntos, no están en la agenda por el momento, pero serán objeto de presiones para México. Luego, Canadá no asistirá y sus razones, seguramente que las tiene. En fin, ojalá que no sea una visita frustrada y que solo sirva para apalancar al candidato republicano, como aquí los analistas aseguran que ese es la verdadera causa.